•   Agencias y EL PAÍS  |
  •  |
  •  |

Veinte personas murieron ayer en Egipto y centenares resultaron heridas en los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden, mientras el impugnado presidente Hosni Mubarak recurría al Ejército, y decretaba el toque de queda en la capital y en otras dos grandes ciudades.

 

En el cuarto día del movimiento de protesta más importante desde la llegada al poder de Mubarak en 1981, las señales de inquietudes se multiplicaban en el extranjero.


Estados Unidos pidió a su aliado egipcio contener a las fuerzas del orden e iniciar de "inmediato" reformas políticas.


Mubarak, cuya renuncia es exigida por centenares de miles de manifestantes en todo el país, decretó el toque de queda en El Cairo, Alejandría y Suez, y movilizó al Ejército para contener una ola de protesta popular violentamente reprimida.
Además, "pidió a las Fuerzas Armadas que se hagan cargo, junto con la Policía, de aplicar la decisión y de mantener la seguridad", añadió el informe.


Con los 20 muertos de ayer, asciende a 27 el número de personas fallecidas desde el martes, en todo el país, a causa de la revuelta popular.


Decenas de miles de egipcios respondieron al llamado a participar en la "jornada de la ira", a la salida de las mezquitas, tras la plegaria de los viernes para pedir el fin del régimen de Mubarak, en el poder desde hace 30 años.


En El Cairo, incendiaron dos comisarías y la sede del partido gubernamental, y enfrentaron a pedradas a las fuerzas de seguridad, que usaron gases lacrimógenos, cañones de agua y balas de goma para tratar de dispersarlos.

Incendios en Suez
En Suez, los manifestantes incendiaron patrulleros y se apoderaron de las armas de una comisaría antes de incendiarla, indicaron testigos.


Un manifestante murió durante los incidentes en esa ciudad junto al Canal, de acuerdo con esos reportes.


Las reyertas dejaron ya ocho muertos y decenas de heridos. Cerca de mil personas habían sido detenidas hasta el viernes por la mañana.


Las marchas están inspiradas en la "Revolución de los Jazmines", un levantamiento popular que este mes provocó la caída del presidente tunecino Ben Alí, en el poder desde hacía 23 años, y generó una onda de contestación en todo el mundo árabe.

Onda expansiva y efecto dominó
La paciencia tiene un límite, incluso en el mundo árabe. Al menos eso es lo que se desprende de la sucesión de protestas que irrumpen paulatinamente en los países de la zona, después de que el clamor popular tomara las calles de Egipto.

 

Siria, Jordania y Arabia Saudita son algunos de los países que figuran en una lista de países afectados por la onda expansiva desatada por los jóvenes egipcios y tunecinos.


Cuál será la próxima ficha víctima del efecto dominó o qué régimen o dinastía acabará por caer, son las grandes preguntas omnipresentes estos días en las calles del mundo árabe. Mientras, la Red también se contagia del entusiasmo revolucionario.


En Ammán, la capital jordana, unas 3,000 personas se manifestaron para pedir elecciones libres y la bajada del precio de los alimentos básicos. Lo hicieron a la salida de la oración de los viernes, convocados por el brazo político de los Hermanos Musulmanes jordano.

Rey jordano pide apertura y diálogo
El rey Abdalá II había pedido a los parlamentarios el día anterior “apertura y franqueza, y diálogo sobre todas las cuestiones, para fortalecer la confianza entre el pueblo y las entidades estatales”, según un comunicado de palacio recogido por la agencia Reuters.


En la ciudad saudí de Yeda, decenas de personas fueron detenidas durante una concentración convocada por mensajes de móvil. Los manifestantes protestaban por la falta de inversión en infraestructuras, como han dejado patentes los destrozos causados por las últimas lluvias torrenciales, según la misma agencia de noticias.


Y en Siria, otro de los países árabes gobernados con puño de hierro, está prevista la celebración de una manifestación a finales de la semana próxima.
En Líbano, sin embargo, la histórica lucha intersectaria hace que no figure de momento entre los países árabes susceptibles de seguir la estela de Túnez y de Egipto, según sostuvieron diversos analistas consultados. El abismo que separa a buena parte de las 18 sectas oficiales libanesas impide que formen frente común para protestar juntos en contra de nada.

Millones de desposeídos siguen el acontecimiento

Millones de desposeídos en todo el mundo árabe han podido seguir en directo el acontecimiento histórico que supone la salida a la calle de miles de personas en un país como Egipto, en el que rige la ley de emergencia desde hace décadas.


Al Yazira, la televisión catarí, dedicó el viernes su programación casi en exclusiva a mostrar planos de las calles de El Cairo. De los grupos de manifestantes huyendo despavoridos ante el avance de los vehículos policiales, del lanzamiento de piedras contra las fuerzas de seguridad, y, en general, de la evolución de las protestas minuto a minuto.

Revolución en internet
En internet, páginas de Facebook como la del movimiento juvenil 6 de Abril, uno de los grupos que promueven las protestas egipcias, contaban sus seguidores por decenas de miles, y acumulaban cientos de comentarios que dejaron de aparecer después de que el Gobierno egipcio restringiera el acceso a la Red.


“Mañana revolución y libertad”, colgó el movimiento antes del apagón. Los seguidores colgaban frases de aliento en árabe desde distintos países “Yo ayer me apunté a su página de Fabcebook y he empezado a seguirles en Twitter”, explicaba un joven beirutí.


Otras páginas de Facebook, como la de un grupo de jóvenes palestinos que promueven el cambio político en Gaza, se llenaban de mensajes animándoles a emular a los egipcios.


“Ahora le toca a Gaza empezar la revolución juvenil. Egipto no es mejor que nosotros”, dejaba colgado un internauta en el muro.


“La gente está harta de regímenes corruptos y hereditarios”, indica Bilal Daqmaq, un conocido clérigo salafista libanés.


“Túnez, Marruecos o Siria tendrán que caer tarde o temprano, y entonces Occidente se dará cuenta de que los regímenes que había apoyado ahora son inservibles”, agregó.