•  |
  •  |

La ministra de Salud, doctora Sonia Castro,  admitió ayer el desabastecimiento de medicamentos en las unidades de salud pública del país, pero le echó la culpa del problema a la “herencia de los gobiernos neoliberales”.


No obstante, los especialistas en temas de salud consultados por EL NUEVO DIARIO, manifestaron que el desabastecimiento de medicamentos en los puestos sanitarios del Minsa es un problema que sigue vigente, y no se trata de una herencia, como pretenden justificar las autoridades actuales, las que ni siquiera han cambiado el presupuesto destinado a este sector.


“El desabastecimiento está igual que antes. Actualmente no hay un abastecimiento del ciento por ciento. Siempre va a haber productos que en su momento no hay, y si llegaron, se acabaron antes del período siguiente”, agregaron las fuentes.


Agregaron que “la cobertura que hay en el Minsa es pobre, que las autoridades pueden decir que tenemos de todo, sin embargo, no se puede decir esto, porque para una enfermedad tan sencilla como la artritis, sólo hay un medicamento de elección, cuando este mal tiene hasta cinco medicamentos que pueden tratarlo”, ejemplificaron.

Porras también reconoce escasez
La doctora Castro se hizo acompañar por Gustavo Porras, ambos coincidieron en que actualmente hay 215 medicamentos de alta rotación, y que de esos tienen problemas con diez, que son los más solicitados por la ciudadanía.
“En este momento nosotros tenemos un abastecimiento de un 80%. Hay un porcentaje que aún no ha entrado, pero hay algunos fármacos de alta rotación en los que tenemos cumplido el 95%. La gran mayoría de los productos están”, dijo la funcionaria.


Castro manifestó que hay órdenes para comprar los fármacos urgentes, y que están esperando la entrada de medicamentos a más tardar en la segunda semana de febrero.


Confirmó, además, que tienen problemas con el abastecimiento de insulina, pero según las fuentes médicas consultadas, existen muchos medicamentos que hacen faltan en la lista básica del Minsa.

Los sustitutos también ausentes
Las fuentes también indicaron que si en algún centro de salud llegara a faltar algún medicamento indispensable, debería haber un sustituto, sin embargo, no existe.


“No hay medicamento básico para el alzheimer, cáncer, el Sida. La lista básica debería ser cinco veces más de lo que es ahorita. En algunos casos, no pasa de 70 productos. Algunas  medicinas que tenemos aquí producen más daños que beneficios. A nosotros cuando nos llega un paciente con calentura, no pasamos del Ibuprofeno, y este medicamento está comprobado que produce problemas cardíacos a la larga, y aquí cada vez que llega la gente al centro, eso es lo que se les da”, ampliaron.


Agregaron que el Minsa quiere hacer un maquillaje de la atención, al tratar con cariño a los pacientes cuando llegan a los centros asistenciales.


“Les dicen: ‘Pase, señora, siéntese. ¿En qué le puedo servir?’, por eso la gente dice que la atendieron bien. Eso es parte de la atención, que le podríamos llamar la cordialidad y el recibimiento, pero hay que valorar la parte científica, el abastecimiento, el seguimiento que se les da a los pacientes. Eso es otro asunto”, finalizaron.