•  |
  •  |

El cierre del Canal 15 de Condega no es más que parte de la política de censura del gobierno para eliminar las voces críticas, y es preocupante que las organizaciones de los gremios periodísticos se crucen de brazos y sean incapaces de pronunciarse en defensa de los comunicadores, afirmó Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH.


“Esto no es nuevo. Se ha visto cómo anteriormente se han boicoteado y presionado para el cierre de medios de comunicación o de espacios independiente, críticos y de opinión, sobre todo en medios radiales y de televisión. La respuesta de las autoridades es poco convincente”, dijo Carmona.


Consideró que la situación es parte de la planificación del partido de gobierno para hacer callar a los hombres y mujeres de prensa que critican y señalan arbitrariedades, indicando que esa es la tónica que se incrementará con ataques más frontales a medida que nos acerquemos de cara a las elecciones de noviembre de 2011, en las que el actual mandatario quiere participar a como dé lugar.


“Es posible que queden en evidencia, y no necesariamente cobijados por el manto de la noche. Seguramente atentarán más directamente. La Policía Nacional debería de actuar de manera más beligerante, investigando, y no hacerse que desconoce lo que está ocurriendo cuando los hechos están demostrados. El delegado de la Policía de Estelí debería hacer una investigación profunda del caso del Canal 15, para dar a conocer los verdaderos hechos y esclarecer este problema”, expresó.

Asociaciones son de papel
Señaló que la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, está jugando un papel preponderante en lo atinente a la defensa de la libertad de prensa en la región, pero en Nicaragua tenemos dos asociaciones de periodistas que siguen sin decir nada al respecto.

“Lamentablemente, la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, ya sabemos que está controlada totalmente por el gobierno, y no va a existir una reacción en defensa de la libertad de prensa, y más bien tomará una posición de pasividad, haciéndose los desentendidos ante estas denuncias. En el caso de la Asociación de Periodistas de Nicaragua, APN, ha tenido un papel importante, pero sabemos que en la actualidad está pasando serias limitaciones económicas y desorganización”, dijo el Director de la CPDH.