•  |
  •  |

Un sismo de 3,7 grados en la escala abierta Richter, cuyo epicentro estuvo ubicado frente a los balnearios La boquita y Casares, se registró ayer a las 2:32 minutos de la tarde, informó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter.
El movimiento telúrico tuvo una profundidad de 58 kilómetros, según explicó Fabio Segura, sismólogo de turno.


El especialista aseguró que el sismo está muy próximo al sacudión fuerte de 5.2  que se registró el 21 de enero, por lo que lo considera una réplica en menor grado.


“Siempre que ocurre un sismo fuerte (de cinco puntos en delante de la escala Ritchter) se inestabiliza el sitio de ocurrencia del evento y se producen réplicas”, dijo Segura.


 Según el reporte del sismólogo, el movimiento se sintió en Masatepe, Carazo y zonas aledañas al epicentro. Aunque la intensidad fue menor a cinco grados en la escala Ritchter, aseguró que fue lo suficientemente profundo como para que se sintiera.


“Es probable que se sigan presentando este tipo de sismos, sin embargo, esperamos que sean de baja intensidad”, finalizó Segura.