•  |
  •  |

A pesar de los continuos reclamos formulados el año pasado, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, MHC, inició el año 2011 pagando hasta con 15 días de retraso las pensiones de los jubilados del Poder Judicial.


Así lo denunció ayer el ex magistrado del Tribunal de Apelaciones de Managua, doctor Alfonso Dávila Barboza, quien indicó a END, desde la ciudad de Masaya, que “lamentablemente no se ha corregido el grave problema”.


Dijo que a pesar de haber hecho diversas gestiones ante el ministro de Hacienda, Alberto Guevara, entre ellas una nota enviada en su momento, el funcionario no dio respuestas “por lo que el problema sigue campante”.


 Dávila Barbosa, quien le recordó al titular de Hacienda el artículo 52 de la Constitución Política. “Es doloroso y triste conocer que a los jubilados se nos dé un trato de indiferencia cuando por  años nos entregamos con mucha inteligencia y dignidad a ejercer funciones judiciales”, añadió el ex magistrado de Apelaciones, quien laboró 17 años en el Poder Judicial.


“El problema en referencia es que nuestros cheques de jubilación se nos entregan con un retraso de más de 15 días después que se pagan a los empleados activos los días 4 de cada mes, y antes, por lo menos en el gobierno de Bolaños, el mismo día que se pagaba a los empleados activos salía el cheque de nosotros los jubilados”, dijo el ex magistrado.


Al formular los reclamos pertinentes en las oficinas financieras de la Corte Suprema de Justicia “con mucha pena nos comunican que Hacienda, al reclamo de los fondos para cubrir nuestros cheques, informa no tener los fondos presupuestados, lo que confirma la discriminación denunciada”.


 Dávila Barboza confía y espera junto con sus compañeros jubilados que esta anomalía se corrija definitivamente y que en el mes de febrero todo quede solucionado, confiando que ante esta denuncia la presidenta de la Corte,  Alba Luz Ramos, gestione ante Hacienda terminar con el problema aludido.


El jurista hizo notar que el complemento que le corresponde dar al INSS no sufre ningún atraso.