•   San José  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Costa Rica acusó hoy al de Nicaragua de tratar de engañar a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con un aparente retiro de las tropas militares de la zona de litigio que ambos países reclaman como propia.

El canciller costarricense, René Castro, calificó hoy la situación como "un intento falaz de Nicaragua" de engañar a la comunidad internacional y a la CIJ, tribunal que este mes realizó una audiencia sobre este caso y al que Costa Rica le pidió establecer medidas cautelares. La CIJ analiza el asunto y no tiene un plazo establecido para resolver la petición costarricense.

Castro explicó que fotografías tomadas desde un avión el fin de semana pasado muestran que los campamentos militares y los soldados que desde octubre pasado estuvieron en la zona de controversia ya no están allí. "El Gobierno de Costa Rica no puede tener certeza alguna de que las tropas nicaragüenses han abandonado Isla Los Portillos (o Isla Calero, como también se le conoce) o de que no invadan de nuevo el territorio nacional, pues es evidente que ya en otras oportunidades han salido por lapsos cortos y de nuevo han vuelto a ocupar suelo nacional", afirmó Castro en conferencia de prensa.

Agregó que "es clara la maniobra de las autoridades de ese país de confundir y engañar al alto tribunal y a la comunidad internacional" y que por esta razón "no se puede confiar ante semejante argucia".

Por su parte, el ministro costarricense de Seguridad, José María Tijerino, hizo un llamado a la población y a la prensa a mantenerse alejados de la zona de litigio, pues considera que los militares nicaragüenses podrían estar camuflados.

Además, dijo que en acatamiento a una resolución de diciembre pasado del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en referencia a este asunto, la policía costarricense no se acercará a ese sector y se limitará a vigilar los ríos costarricenses que se ubican cerca de la frontera.

Costa Rica y Nicaragua se mantienen distanciados desde octubre pasado, cuando el Gobierno costarricense denunció daños ambientales a un humedal de importancia internacional y una invasión y ocupación de su territorio en Isla Calero (Caribe) por parte de militares y civiles nicaragüenses.

Costa Rica ha denunciado ante diversos foros internacionales y la CIJ que Nicaragua construyó un canal de aproximadamente un kilómetro de longitud en Isla Calero para unir el fronterizo río San Juan con la laguna Los Portillos, ambos cuerpos de agua nicaragüenses.

Nicaragua ha dicho que estas obras son parte del dragado del río San Juan y que se han realizado en territorio propio, y que es allí donde se ubican los soldados en labores de combate al narcotráfico.