• |
  • |

END agradece todas las muestras de solidaridad recibidas. En realidad fue una avalancha de respaldo y muestras de respeto y cariño que nos hace pensar que no se han ido de Nicaragua los más caros valores ciudadanos.


Es como si la mayor parte de la sociedad nicaragüense organizada y no organizada se sintiera herida por el poder y con necesidad de manifestar su repudio y su coraje para no dejarse aplastar.


Largo parece ser el camino que los nicaragüenses tenemos que recorrer para alcanzar la Patria de libertad, democracia y justicia social que hemos soñado por tantos años, pero una vez más nos convencemos que hay mujeres y hombres en Nicaragua que no se rinden en su empeño y que nunca se arredran ante los desafíos.


Una vez más gracias, y tengan presente que las páginas de END siempre serán una voz para esas luchas y una trinchera para resistir a los que no cejan de intentar conducirnos de dictadura en dictadura para mantenernos como uno de los Estados más pobres de América y del mundo.