• |
  • |

Los integrantes de la Sala Civil número Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua, Denis Maltez, D.A. Barquero Brockman y R. Urroz; por sentencia de noviembre del año pasado acabaron con lo que se conoce como Absolución de Posiciones, recurso ancestral usado como antejuicio para que una persona reconozca o niegue pretensiones que le señala la otra parte, denunció un abogado en END.


Esta institución está respaldada por varias disposiciones constitucionales, el Código de procedimiento Civil y la Ley orgánica del Poder Judicial; y se ha venido utilizando por más de 100 años, dijo el denunciante, señalando el caso concreto de toda “una banda” de funcionarios judiciales y abogados que mediante ese procedimiento le sacaron varios millones a Iniser.

Remodelaron casa de Padilla
Alex Centeno Roque fue citado dos veces como manda la Ley, para que respondiera sobre una deuda de más de 300 mil córdobas que junto al pelotero millonario Vicente Padilla tienen con un ingeniero que en mala hora les realizó un trabajo de construcción, siguió diciendo el quejoso.


Centeno Roque, que carga junto a su hermano con un nada honroso prontuario en la quiebra de varios bancos, hizo caso omiso de las citaciones, en abierta burla a las acciones del Poder Judicial.

La histórica sentencia

Declaradas como ficticiamente reconocidas las preguntas que le hacían, la sentencia del juez fue apelada y el Tribunal en forma insólita declaró nulo el fallo, aduciendo que absolver posiciones era una acción inconstitucional porque nadie está obligado a declarar contra sí mismo, como si la persona no tuviera la opción de negar las preguntas y en el colmo de la impudicia jurídica, agregaron que la referida acción atentaba contra la presunción de inocencia, como si ya se tratara de una litis trabada, se extendió el abogado denunciante.

¿Dejará pasar eso la CSJ?

Por si algo faltara, dijo el quejoso, el flamante Tribunal da por descontado que esas inconstitucionalidades que alegan ya tuvieran jurisprudencia en la Corte Suprema de Justicia, cuando aún está fresco el escandaloso caso de Iniser.


En la copia de la sentencia que mostró el abogado, no queda claro si La Yeguada es la propiedad donde le hicieron los trabajos a Padilla o es una referencia a la inaudita resolución del Tribunal.