• |
  • |

Más del 50% de las agencias aduaneras independientes enfrentan, a la fecha, la “ineficiencia” y “mala fe” de la Dirección General de Servicios Aduaneros, DGA, según el vicepresidente del gremio, Ernesto Vargas Lanzas.


Vargas confirmó ayer a EL NUEVO DIARIO que funcionarios de los puestos de Aduana en Managua, Corinto y El Guasuale, a diario retienen mercadería a sus clientes, que son importadores locales, aduciendo, a su antojo, “duda de valor”.
“Tenemos tres años de vivir con este problema, con el nuevo Gobierno, y aún no tenemos repuesta, pese a que hemos llevado todos los casos de nuestros clientes por los debidos procesos y en la debida instancia, que es la DGA como tal. Este tema incluso sigue siendo un punto (de agenda) en la Cámara de Comercio de Nicaragua (Caconic) donde estamos adscritos”, indicó Vargas.


El líder aduanero detalló que son más de 75 las agencias, de un total de 150, que lidian con la situación. “Aduanas no hace caso a las Leyes, hace lo que quiere, y no se ajusta a derecho, eso es lo que está pasando”, recalcó.

¡Inexpertos en puestos de control!

Explicó que “el problema radica en que es gente nueva la que labora en esos puestos (Managua, Corinto y El Guasaule). Es decir, tienen poco conocimiento y experiencia en temas aduaneros y en las Leyes, no son gente con preparación en el sector”.


A lo que sumó la arbitrariedad. “Ellos ven la mercadería, y se les mete en la cabeza que su valor es falso, entonces la paran y ellos ponen el valor, el valor que quieren, ¡y eso no puede ser!”, exclamó.


“Ni siquiera toman en cuenta la factura original del producto ni otros documentos que certifican su valor. Allí no valen leyes como la de Autodespacho (Ley 265) y aún así, el Gobierno quiere aprobar una nueva Ley de Aduanas donde se establecen multas exageradas, que ningún agente aduanero podrá soportar”.


Vargas recordó que en el Gobierno anterior, antes de 2007, en los puestos de aduanas existían “bancos de datos de valores”, de los que echaban mano los funcionarios en casos de que dudaran del valor de la mercancía importada.


“Era un buen mecanismo que, claro, ahora no funciona porque los valores cambian a diario. Lo que comprás hoy con un precio, mañana tiene otro. Pero para eso están los documentos de compra de la mercancía y para eso están las leyes”, insistió.

DGA no da la cara
El gerente general de la agencia aduanera Servicios y Trámites Aduaneros, S.A., Sertrasa, Fabio Cuéllar, expuso que usualmente los importadores compran los productos vía internet.


De manera que “desde el país donde se adquieren mandan las facturas del valor del producto. Entonces, ¿cómo es posible que el valor sea falso? Hablamos de un producto que, además, ha pasado por otros puestos de control, como los estadounidenses, que son muy estrictos con la inspección. ¿Cómo es posible que se falsifiquen?”, se preguntó Cuéllar.


Aparte de eso, “no sólo hablamos del mismo importador que por años se ha dedicado al negocio, sino también de la misma naviera, del mismo transporte.

Pero a pesar de eso, los funcionarios de la DGA avasallan a los comerciantes y desacatan las leyes aduaneras”, enfatizó, indicando que, actualmente, dos de sus clientes enfrentan ese problema.


Una vez más, EL NUEVO DIARIO, intentó conocer la posición de los representantes de la DGA, en Managua, pero no se les localizó en sus números celulares.


Vargas adelantó que a través de Caconic continuarán este año demandando a la entidad señalada una respuesta al respecto.