• OCOTAL, NUEVA SEGOVIA |
  • |
  • |

Sujetos desconocidos que se quedaron simulando oraciones dentro del templo Nuestra Señora de la Asunción” de esta ciudad, después de la misa de las 6 de la tarde del sábado último, se llevaron el ostensorio que custodia al Santísimo, y el Sagrario que guarda las hostias sagradas que se le brindan a los comulgantes.


Según Armando Peralta, Diácono de la Parroquia, los malhechores fueron una mujer y tres hombres, pero sólo a uno de ellos le vieron cargando por las calles el objeto de bronce que recién habían pulido, pero nadie sospechó que se tratara del Santísimo.


“Este individuo no sabe lo que hizo. Él se lleva eso porque lo ve brillante y cree que le va a sacar plata, vendiéndolo”, supuso. No obstante, calificó la acción como una profanación del templo, porque “es el cuerpo de Cristo el que se han llevado”, añadió.


La señora Martha Castellanos, una de las decenas de feligreses que se aglomeraron durante la noche en uno de los patios laterales del templo para orar por lo sucedido, dijo que han ultrajado el Cuerpo de Cristo. “Son personas ateas, ignorantes, que no creen en Jesús. Es lamentable, y hasta dan ganas de llorar por lo que ha pasado”, comentó, mientras los demás no cesaban de cantar y rezar.

Ojalá no sea para ritos sacrílegos

Ella es de las personas que atribuyen el arrebato del Santísimo de la capilla especial dentro de la iglesia, a gente que quiere perjudicar a la comunidad religiosa, “porque la Iglesia Católica ha sido muy perseguida y está siendo perseguida, pero nosotros tenemos una sola base que es Jesús. Él nos guía y nos fortalece”, expresó.


El alcalde Carlos Norori Jiménez se presentó al templo para expresar su solidaridad y unirse a las oraciones de los feligreses. Indicó que el hecho ha generado una conmoción en la ciudad, de población mayoritariamente católica, porque se ha lastimado el sentimiento de los creyentes. El edil espera que no se hayan llevado el Sagrario para realizar ritos sacrílegos.


“Esa incursión (a la capilla) no autorizada manoseó las cosas consideradas divinas por los católicos, y ha agraviado el corazón de todos los creyentes, que piden la devolución del objeto sagrado, y perdón, porque entre nosotros hay hermanos que han sido capaces de hacer eso, no se sabe con qué intenciones”.


La Policía inició las pesquisas con la técnica canina, pero hasta el momento no se anunciaba ningún resultado. Se conoció que el perro siguió las huellas de un hombre alto y vestido con camisa blanca, sin embargo, a las 4 cuadras hacia norte del templo perdió el olor, por la probabilidad que el ladrón haya abordado un vehículo para huir.