• |
  • |

La falta de condiciones en las aulas, la capacitación rápida de los maestros y la gran cantidad de alumnos por sección son algunas de las dificultades que enfrenta la calidad en la educación en Nicaragua.


De acuerdo con especialistas, esto contribuye a que no rindan en las clases, por lo que cuando llega el día de integrarse al mundo laboral les es difícil encontrar trabajo.


El ex rector y secretario permanente de la Unesco en Nicaragua, Juan Bautista Arríen, señaló que el reforzamiento escolar que el Ministerio de Educación fomentó con miembros de la Juventud Sandinista, JS, estuvo enfocado en tres ejes: el social, el psicológico y el pedagógico, ya que antes de ejecutar el programa se elaboró un estudio que careció de elementos, porque se hizo de manera acelerada.


Este año, 145 mil estudiantes de primaria y de secundaria tendrán que realizar exámenes de reparación, porque no pudieron aprobar Matemática ni Lengua y Literatura, y, en algunos casos, no aprobaron Ciencias Naturales.

Ante esto, Arríen asegura que si estos jóvenes no llegan a pasar, implican un gran gasto al Estado de Nicaragua y el doble o triple a los padres de familia, quienes tienen que gastar de nuevo para el material escolar las veces que el muchacho repita el grado o año. “La educación siempre es cara”, agregó.


Arríen explicó que “antes de realizar el reforzamiento hubo un estudio escueto, donde se trató de darle respuesta a la interrogante: ¿Quién tiene la culpa: el estudiante que no aprueba una materia o el profesor que está ahí para que el estudiante aprenda?”


El ex rector señaló que existen muchas deficiencias en el sistema educativo de Nicaragua, una de ellas es la falta de materiales adecuados, y los que hay no llegan a todos los docentes del país.

Se imparten asignaturas de manera errónea
También señaló que existen maestros que se esfuerzan, pero que no dominan a la perfección los aspectos pedagógicos, metodológicos y didácticos, “tal vez saben matemática, pero no saben enseñar”, indicó.


El también secretario de la Unesco precisó que ésta es una de las causas por la cual los estudiantes reprueban la materia, ya que el profesor les brinda todos los insumos teóricos, pero no les da la práctica.


“La Matemática resulta muy abstracta, debe ir vinculada a la práctica y a la realidad, aquí predomina la enseñanza de la Matemática fuera de contexto, no se relaciona con la realidad”, dijo Arríen.


En cuanto a Ciencias Naturales, señaló que la causa del fracaso en la asignatura es el dictado de conceptos y de grandes temas, y no acciones en pro del medio ambiente, que es la esencia de esta asignatura.


“En general, lo más difícil en la educación es que la teoría sin la práctica no tiene sentido, queda en el aire, y la práctica sin teoría es ciega”, afirmó Arríen.


Por su parte, Mario Quintana, miembro de la Coordinadora Civil, señaló que la educación tiene múltiples desafíos, y aunque se ha venido mejorando la situación en los últimos 30 años, el gobierno no debe priorizar sólo que todos los niños vayan a los colegios el primer día, sino promocionar su permanencia en las aulas los 200 días del año lectivo.

Muchos alumnos y pocas aulas
En cuanto a la cantidad de alumnos por aula, Quintana refleja que “la Ley de Carrera Docente indica que deberían ser un máximo de 30-35 en secundaria; en educación primaria, igual; en educación especial, menos; en educación preescolar, de 15 a 20. Si hay más niños implica un esfuerzo superior para los maestros, y no logran tener un vínculo personal con cada niño”.


Los dos especialistas concuerdan en que la escasez de aulas y la falta de capacitación de los maestros contribuyen a que haya gran cantidad de alumnos aplazados. Ante esto, Quintana señaló que se requieren 10 mil nuevas aulas y la misma cantidad de maestros para que se pueda empezar a notar una mejoría en la calidad de la educación.


En cuanto a la falta de ofertas de empleo, el miembro de la Coordinadora aseguró que no es un problema en el largo plazo, sino que ya se está viendo. “Entre 90 mil y 100 mil chavalos están saliendo anualmente al mercado laboral, y el país no logra generar el empleo necesario, peor si no tienen un título”.


Mientras tanto, la profesora Elba Rivera comentó que “las reparaciones son un problema crítico por el estudio, y con eso de darle acompañamiento se quiere reparar algo. No es posible que el que no pudo aprender en un año ahora lo haga en un mes. Hay que darles seguimiento, no hay que regalarles
la nota”.