• Wawa Boom / RAAN |
  • |
  • |

"Los ex combatientes de Yatama dicen que defienden al pueblo miskito, pero eso no es cierto, porque al interrumpir el transporte están condenando a todo un pueblo al hambre”, comentó “María”, una vendedora de verduras que este domingo se encontraba varada a orillas del río Wawa, debido a la obstrucción del funcionamiento del ferry provocada por veteranos de guerra de la Región Autónoma del Atlántico Norte, que protestan contra el gobierno.


María dice que una cabeza de repollo cuesta 40 córdobas en Waspam, pero debido a la interrupción del tráfico vehicular, el precio de este producto se incrementará en un 50 por ciento.


Un camionero que sólo se identificó como “José” explicó que por traer un lote de mercadería desde Managua hasta Bilwi cobra 24 mil córdobas. “Pero ahora hay que pagar 3 mil córdobas a los cayuqueros (boteros) que cruzan la carga de un lado a otro del río Wawa, y 5 mil por otro camión que lleva los bultos a Bilwi. Está claro que los precios de los productos se irán a las nubes, y como siempre es el consumidor el que pagará las consecuencias”, explicó.


José dijo que enfrentan otros problemas adicionales. “Si traés cajillas de bebidas, chimbos de gas butano y pacas de ropa, podés tomarte todo el tiempo que sea necesario, pero los que transportan pollo, verduras, frutas y productos lácteos, corren el riesgo de perder su producto”, advirtió.

Calvario
Delsy Josean chinea a su pequeño hijo mientras espera impaciente a un cayuquero que la lleve al otro lado del río Wawa con su cargamento de dos quintales de banano. “Tuve que pagarle a dos ciclistas para que me trajeran los sacos de banano desde Sukatpin hasta el Wawa, ahora tengo otro gasto por el cruce del río en cayuco, y por último gastar más plata en el camión para llegar a Bilwi. Antes del paro pagaba 25 córdobas por cada saco de banano, ahora me cuesta 100 cada uno, sin tomar en cuenta mi pasaje. ¿Qué voy a ganar? Creo que ni siquiera me ajustará para la comida y el pasaje de regreso”, se quejó.


El malestar de Josean es compartido por Simón McKenly, un miskito de la comunidad de Yulu que se opone al paro de los ex combatientes de Yatama. “Todo lo que ellos viven pidiéndole al gobierno lo podrían lograr si se dedican a trabajar. Tenemos suficiente tierra para cultivarla”, opinó.


“Yo no sé en qué estaban pensando los líderes de la protesta cuando dijeron en la emisora de Yatama (Radio Yaptis Tasba) que más adelante prohibirían el traslado de pasajeros y mercadería en cayucos (botes) a través del río Wawa. Están locos si creen que nos van a negar a los miskitos el derecho a navegar en nuestro río”, apostilló este joven, quien dijo que su papá fue un guerrillero indígena que después de la guerra se ha dedicado a trabajar, porque considera vergonzoso andar pidiendo limosna, teniendo salud y fuerza, como la mayoría de los que andan protestando.