• |
  • |

Ante las denuncias recibidas en END en cuanto al suministro de fármacos vencidos y otras irregularidades en el Hospital Dermatológico, Pablo Cuevas, asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, dijo que esto implica responsabilidad penal.
En efecto, en el centro especializado se recetan placebos como si fueran vitaminas, y medicamentos en fase de experimentación no aprobados por la Food and Drug Administration, FDA.
“Esto es una actividad criminal, porque la Ley General de Salud establece que el Minsa es el tutor de la salud de la población, y que es su deber garantizar el uso adecuado de los medicamentos, no a la inversa. Y eso es lo más increíble de este caso, porque quienes se dicen garantes y protectores de los ciudadanos son los que están delinquiendo”, imputó el licenciado Cuevas.
La Ley General de Salud establece que el Minsa es el órgano competente para evaluar, aplicar, supervisar y controlar el trabajo de todos los hospitales públicos y garantizar el uso de medicamentos en óptima calidad.
También es su responsabilidad evitar que una persona sea objeto de experimentación para la aplicación de medicamentos o procedimientos diagnósticos sin ser debidamente informado sobre sus riesgos y sin que medie el consentimiento legal.

Estado y hospital podrían enfrentar demanda
El Estado y el Hospital Dermatológico podrían estar a las puertas de una demanda ante la Fiscalía, ya que al faltar a su deber de proteger la salud de los ciudadanos, pueden ser acusados de exposición de las personas al peligro.
“Si los pacientes van a la Fiscalía y presentan la debida evidencia, se puede abrir un proceso penal contra el Estado nicaragüense por esta evidente violación a la Ley General de Salud, y se puede imponer una sanción con derecho a resarcimiento monetario”, explica Cuevas.

Médicos corren peligro
Si el uso de estos medicamentos acarreara la muerte de una persona o daños irreversibles a su salud, el delito de homicidio recaería en las personas naturales, en este caso los médicos.
“Esta situación puede acarrear posibles casos de negligencia médica, porque aunque estamos ante una entidad estatal que está obligando a los médicos a delinquir, éstos pueden ser acusados de homicidio negligente. La obediencia debida a la Ley no los exime de responsabilidad”, advierte Cuevas.
En Nicaragua no existe registro de una demanda al Estado Nicaragüense por mala praxis médica en los hospitales del Minsa, lo cual deja más vulnerables a los médicos.
“Desgraciadamente, y aunque nosotros comprendemos la situación de los médicos, y sabemos que ellos están cumpliendo órdenes superiores, la ley ordena que cuando los ciudadanos se percaten de cualquier delito lo tienen que denunciar. Y eso es lo que nosotros les recomendamos. Que rompan el silencio para evitar futuras muertes o inhabilitación total de su profesión, porque si algo ocurre, esto no va a ser una responsabilidad compartida”, advierte Cuevas.

¿Qué hacer?

El licenciado Pablo Cuevas ofrece algunas recomendaciones a la ciudadanía en aras de frenar esta situación.
“En primer lugar, es fundamental guardar todos los documentos de prueba como las pastillas, las recetas, las pomadas y lociones. De ser posible, siempre revisar la fecha de caducidad en las cajas y en los frascos, y acudir ante la Fiscalía para hacer una denuncia formal”, indica.
En cuanto a los médicos, Cuevas advierte que deben actuar lo antes posible, “ya que la entidades médicas siempre tienen un cuerpo de asesores que emiten todo tipo de argucias, pero los médicos tienen niveles económicos modestos y no pueden darse ese lujo”.