•   RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

Los propietarios de embarcaciones y ciudadanos que navegan el Río San Juan, advierten que se aproxima el período crítico por los bancos de sedimentos que se encuentran entre el Delta y San Ruanillo, y consideran que el dragado no avanza mucho por los desperfectos que sufren las máquinas, y por “otros trabajos” que se han desviado de la limpieza del río en su puntos medulares.


Después de entrar a operar la draga Soberanía II en el Delta, el pasado 28 de enero, los trabajos se vieron interrumpidos la pasada semana por daños en la máquina, pero a través de comunicación telefónica con Edén Pastora, éste aseguró que el técnico había viajado hacia el lugar y en el transcurso de esta semana sería restablecida.


Según el responsable del dragado del nicaragüense Río San Juan, con Soberanía II “ya estamos  rompiendo dos montículos que impiden el flujo de agua en el trayecto del Delta”. Explicó que las labores son lentas por el tipo de material suamposo.   

Rompiendo montículos
Los pobladores de San Juan de Nicaragua señalan que cada año, entre marzo y abril, del Delta al San Juanillo, el río se vuelve intransitable, pues las embarcaciones se pegan en los bancos de sedimentos; “son unos 29 túmulos que impiden el paso”, identificó Walter Hammon.   

 
Juan Inocencio García Meléndez, el popular pescador conocido como “Juan Popa”,  dice que “ya se están pegando los botes, mientras no se haga la limpieza del Delta a San Juanillo vamos a seguir teniendo ese dolor de cabeza”.


A juicio de García, “Pastora se ha empecinado en otros trabajos que le han desviado de la limpieza del San Juan”, y en ese sentido refirió que en la margen derecha, que corresponde a Nicaragua, en dos trayectos están trabajando hombres con pala y pico, no entendemos qué va a hacer allí, pero vemos que hasta las dragas están descompuestas a cada rato”.