•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

Ante la falta de sensibilidad y respuesta del gobierno central, los cuatro oficiales retirados del que fuera el Ejército Popular Sandinista, EPS, se mantienen firmes en su huelga de hambre, y aseguraron que morirán en su trinchera de lucha, si el presidente Daniel Ortega no les responde.


Acostados en el piso de la entrada de la sede de la Asociación de Militares Retirados, AMIR-Chinandega, los ex tenientes Juan Alí Sánchez, Eleuterio Alfaro, el ex teniente primero Ramón Rodas Flores y la ex oficial María Lucrecia Fletes Sarmiento, dieron hasta las dos de la tarde del lunes último, como plazo fatal al gobierno para el cumplimiento de diversos beneficios sociales a los 2,500 retirados del Ejército en este departamento, pero Ortega no respondió.


Desde el 31 de enero del corriente año, los desmovilizados apoyados por miles de integrantes de la AMIR “Carlos Núñez Téllez”, del departamento de Chinandega, están en huelga de hambre para que el gobierno cumpla con la legalización de tierras en el área urbana y rural, becas para sus hijos, atención especializada en el Hospital Militar, financiamiento y generación de empleo, entre otros.

“Moriremos en la huelga de hambre”

“Aquí voy a morir si nos incumple el gobierno. Ojalá que nos resuelvan pronto, de lo contrario, entregaremos nuestra vida a esta lucha, que es apoyada por miles de retirados de diversas partes del país”, expresó la ex oficial María Lucrecia Fletes Sarmiento.


El ex teniente Juan Alí Sánchez, quien sufre de dolores estomacales, de cabeza y calambres, manifestó que están con la moral en alto para continuar la lucha, con la medida extrema de ofrendar su vida si el gobierno no cumple con los beneficios para miles de retirados del Ejército.