•  |
  •  |

El Gobierno, a través de la  Dirección General de Servicios Aduaneros, DGA, sigue agrediendo a la libertad de prensa e incurriendo en graves delitos como actuar contra ley expresa, desobediencia y atentado contra el funcionamiento empresarial.


La DGA mantiene a la fecha el bloqueo contra EL NUEVO DIARIO, pese a que el viernes pasado la entidad anunció que daría luz verde a la importación de materia prima de END, con base en lo que establece la inconstitucional Ley 528.


El  jefe de importación de END, Jadher Campos, y el agente aduanero del Diario, Antonio Cárcamo, indicaron  ayer que en los dos últimos días los “bolearon”, es decir que los llevaron de oficina en oficina, en la institución,  para por último decirles, tras más de cuatro horas de espera, que “ya no tenían autorización”.  


Campos recordó que “el viernes pasado, a las 9:30 de la mañana, nos dijeron en el área de Fiscalización de la DGA, que ya tenían autorización para darnos la exoneración, y sacar la materia prima indicándonos que nos presentáramos  el lunes (pasado) ante la oficina de Asuntos Jurídicos para luego sacar la orden”.


Pero “el lunes fuimos por la mañana y nos dijeron que hasta las 3 de la tarde de ese día la darían, porque faltaba una firma, luego en la tarde nos refirieron que hasta hoy por la mañana, ya que  no habían tenido tiempo para la diligencia, y hoy ya nos informaron que no tenían autorización para darnos la orden. En otras palabras seguimos como al principio”, advirtió Campos.


Es decir, sin posibilidad de retirar la materia prima directa del Diario: papel y plancha para imprimirlo.


En la institución, a Campos y a Cárcamo los bolearon de la oficina de  Fiscalización al área de División Jurídica,  y de allí  al Departamento de   Atención al Usuario. Luego los remitieron al Departamento de Entrega, cuando usualmente, según Campos,  el proceso va de Fiscalización  al área   Jurídica  y luego al Departamento de Entrega.


Hasta a Archivo los remiten
Cárcamo, entre tanto, manifestó que ha cumplido con la entrega de la documentación requerida. “Me he presentado ante la DGA, he hecho llamadas a números convencionales y a celulares, todo lo requerido y lo que corresponde por Ley, y nada, la DGA no responde”, reiteró.


“Primero Josefa Morales, de Fiscalización, nos dijo el viernes que ya tenía la constancia de la DGI para el retiro de la materia prima del Diario, y nos hizo saber que el lunes (de esta semana) fuéramos  a  Asuntos Jurídicos, que allí ya estaba todo listo,  pero en el área comentaron que faltaba una firma, después nos mandaron a Atención del Usuario y después al Departamento de Entrega, donde de nuevo nos mandaron a la División  Jurídica”,  recalcó.


En esa oficina fue donde finalmente Hazel Reyes dijo ayer no tener “ningún” documento al respecto.  “Ninguna autorización”, rememoró.  Incluso “nos mandó a Archivo donde nadie dio la cara”, apuntó Campos.


Desde inicios de enero pasado, END  ha venido enfrentando diversos obstáculos por parte de las entidades encargadas de recaudar tributos, que van desde el extravío de documentos hasta la no recepción de los mismos en ambas instituciones. El permiso de importación lo da la DGA, luego que la DGI emite una constancia en la que informa lo que tiene derecho cada medio, de acuerdo con su declaración anual.


END denunció a inicios del febrero cómo el Gobierno, a través de la Dirección General de Ingresos, DGI, la Dirección General de Servicios  Aduaneros, DGA, y el Ministerio de Hacienda, se ha encargado de bloquear  la salida de las materias primas del Diario.


El gerente general de END, Gabriel Chamorro, ha  considerado  la acción como una venganza política por las recientes  publicaciones de actos de corrupción, específicamente en la entidad que dirige Walter Porras, y otras en Hacienda, bajo la dirección del ministro Alberto Guevara.


En los últimos días, END  ha publicado también denuncias de agencias aduaneras donde indican que  la DGA  ha bloqueado a sus clientes la  importación de productos aduciendo,  a antojo, “duda de valor” en la mayoría de los casos.