•  |
  •  |

Mientras la Dirección General de Servicios Aduaneros, DGA, mantiene el empeño de sabotear a EL NUEVO DIARIO, el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Nicaragua, Caconic, Eduardo Fonseca, afirmó ayer que al mes contabilizan entre 10 y 12 importadores locales a los que la entidad  les aplica, sin apego a las leyes,  “duda razonable de valor”.  


Lo anterior conlleva a una sobrevaloración, de parte de la DGA, del producto importado, según denunciaron a END, de forma extraoficial,  algunos de los  afectados.


Fonseca indicó que a la fecha hay entre 200 y 300 importadores en esa situación. “Hablamos de importadores que ya presentaron toda la documentación requerida a la DGA, metieron sus recursos de revisión,  y aún así, en muchos casos la DGA ha dado: no ha lugar”, expuso el directivo de la Cámara.


“Hemos expuesto ante la DGA que no estamos defendiendo el contrabando,  ni la estafa ni la evasión de impuestos, pero sí estamos demandando el apego a las Leyes, al Cauca y Recauca”, agregó.

Fallos favorables a DGA
Otro “grave” problema que además enfrentan, de acuerdo con Fonseca,  es el hecho de que en la Comisión Nacional Arancelaria y Aduanera, conformada por tres representantes del Gobierno, uno de ellos de la DGA, y dos del sector privado, se falla a favor de la  DGA en la mayoría de los casos.


“Eso se está viendo con mayor continuidad porque, claro, el representante de la DGA que está en la Comisión es de menor rango que el director general de la entidad aduanera (Eddy Medrano), y no va a ir  en contra de su  director. Entonces, pocas veces  la Comisión resuelve a favor de los importadores. También hemos observado que Aduana  aplica con más continuidad la reclasificación del producto”, planteó el empresario.


Por ejemplo, “hay  productos de uso médico que la DGA reclasifica como de uso cosmético, cambia la clasificación del producto y aumenta el impuesto,  a pesar de que el importador porta el certificado del Ministerio de Salud (Minsa) y del Magfor (Ministerio Agropecuario y Forestal), que indican que son de uso médico. En los champúes contra piojos y productos para contrarrestar las enfermedades de la piel es frecuente esto, hay mucha discrecionalidad de parte de la DGA”, mencionó.

DGA les cobra hasta ocho veces más
Los importadores de partes y vehículos usados precisaron a END que la DGA les está cobrando hasta ocho veces más  en la importación de sus  productos.
“Esa situación nos tiene con pérdidas  y nos ha mandado a varios hasta al hospital, con la presión alta”, indicó uno de los importadores que pidió el anonimato por medio a represalias.


Las fuentes indicaron que en todas las aduanas del país enfrentan la “sobrevaloración” de la mercancía que compran en Estados Unidos, Japón y Korea. “Es más, ya  en las aduanas ni usan el mecanismo de selección aleatoria tipo semáforo, ahora la escogencia es a todos, ellos nos hacen sentir como desgraciados, porque nos tildan de mentirosos y ponen el valor del producto que les viene en gana”, concordaron.  


Ejemplificaron que los ventiladores para vehículos, que son usados, los compran en el extranjero a 5 dólares por unidad, sin embargo en Aduanas les subrayan que “ese no es el valor real”, y los valoran en 40 dólares por unidad.
“¡Es una aberración!”, concordaron las fuentes. Entre tanto, los motores usados que importan y que  adquieren en el extranjero a 120 y 150 dólares por unidad, la DGA en Nicaragua los tasa en  400 y en 500 dólares por unidad.

“Nos tratan como delincuentes”
“Un radiador usado que compramos a 8 dólares, en el exterior, la DGA lo pone en 25 dólares. Y tenemos que asumirlo porque en Aduana las Leyes no valen. Ponen lo que les conviene. Mire, hasta   descargan la mercadería nuestra donde les da la gana”, revelaron.


“Pese a que hay una circular técnica --de acuerdo con los importadores-- que indica que: todo artículo de difícil manejo debe ser descargado en la bodega del destinatario previa inspección de las autoridades correspondientes, esto tampoco lo están cumpliendo. Nos tratan como delincuentes, nos tratan como si fuéramos ladrones”.


Según los cálculos de los importadores,  un contenedor de 40 pies de partes de vehículos usados que antes de 2007  implicaba, en impuestos aduaneros, montos que oscilaban entre  48 mil y 60 mil córdobas, o sea entre 2,181 y 2,727 dólares, respectivamente, en la actualidad conlleva un pago de  95 mil córdobas más la multa que aplica la DGA  por la misma cantidad.


De manera que el pago total, en concepto de impuestos aduaneros, asciende por contenedor  a 190 mil córdobas, equivalente a más de 8,600 dólares al cambio actual. A lo anterior añadieron el hecho de que la mercadería pasa en bodega hasta tres meses.


“Y así nadie sobrevive, eso no es negocio para nadie. Y lo más triste es que nuestros clientes son taxistas y gente que compra carros usados, en otras palabras, el nicaragüense con menos ingresos económicos”, recordaron.