•   MANAGUA y CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

Eliminar un pequeño espacio radial crítico por aquí, despedir a un periodista independiente por allá, y continuar violando la libertad de prensa y de expresión, y la Constitución de la República de nuestro país, es la política de comunicación equivocada que ha venido desarrollando la primera dama Rosario Murillo, desde 2007, con el fin de crear ciudadanos desinformados y sin esperanzas, consideraron defensores de derechos humanos.


Desde su retorno al poder, el gobierno de “Reconciliación y Unidad Nacional” ha afectado a los medios de comunicación social y a periodistas independientes, al centralizar los fondos de la publicidad estatal en los medios oficialistas afines a la familia presidencial.


Este año se dio a la tarea de cerrar el programa de radio “Demarcation Now”, conducido por Dolene Miller y Nora Newball, representantes del Gobierno Comunal Creole de Bluefields, y que se transmitía en la emisora del gobierno regional.


Además, funcionarios “orteguistas” en Chinandega lograron que la gerencia de Canal 9 Telecable despidiera al periodista José Ernesto Fajardo, sólo porque éste ha sido crítico ante los hechos de corrupción cometidos por funcionarios del gobierno.

Golpe permanente a la libertad de prensa

Marcos Carmona, Director Ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), dijo que son condenables los ataques en contra de los medios de comunicación y periodistas independientes perpetrados por el gobierno.
“Hay un golpe de Estado permanente a la libertad de prensa y de expresión. Para nosotros es preocupante, porque se quiere acallar aquellas voces críticas y se están reduciendo los espacios… el objetivo del gobierno es que la ciudadanía no esté informada verazmente sobre los abusos que se están cometiendo, y dejarla en estado de indefensión, para que no tenga un medio adónde ir a poner una queja”, aseveró Carmona.

Cenidh: “Murillo se equivoca”
La doctora Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), afirmó que han recibido al menos seis casos de medios de comunicación y de periodistas que han sido afectados por el gobierno que, según ella, mantiene un doble discurso, al hablar del bien común y a la vez reprimir a las personas que disienten del orteguismo.    

 
“La responsable directa tiene nombre y apellido, es la señora Rosario Murillo, que, según las mismas disposiciones legales que ellos han promulgado, se está equivocando por completo (porque) supuestamente nada se mueve a nivel informativo en el Estado, si no es con la orientación directa y vertical de ella; de esto han sido víctimas incluso funcionarios de diferentes niveles en el gobierno”, señaló Núñez.


La presidenta del Cenidh aseguró que ayer enviaron a Catalina Botero Marino, Relatora Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos, OEA, la denuncia de varios casos en que los derechos de periodistas y medios de comunicación independientes han sido violados.

Se necesita ley

Carmona dijo que “el gobierno viola el artículo 29 de la Constitución, referente a la libertad de pensamiento y opinión; el artículo 30, relacionado con el derecho a expresar libremente en público, en privado o por cualquier medio su opinión; el artículo 52 sobre el derecho a hacer peticiones, denunciar anomalías y a hacer críticas constructivas, el artículo 66 sobre el derecho a información veraz, a emitir y a difundir ideas por cualquier medio de comunicación, entre otros”.


Los defensores de derechos humanos coincidieron en que desde la Asamblea Nacional, los diputados deberían proponer y aprobar una ley que proteja la libertad de prensa y expresión, y que sancione a los funcionarios públicos que la irrespeten.     

Apoyo al periodista

Pobladores, comunicadores independientes y la filial del Colegio de Periodistas de Nicaragua (CPN), filial Chinandega, mostraron su solidaridad y su total apoyo al veterano periodista Fajardo, quien fue despedido el lunes de manera injustificada por la gerencia de Canal 9 Telecable.    


Sin embargo, las muestras de apoyo a este periodista, cuyo único pecado fue denunciar las múltiples anomalías de parte de dirigentes “orteguistas”, la falta de cumplimiento del gobierno a los retirados del que fuera Ejército Popular Sandinista, EPS, y los despidos de trabajadores de la alcaldía orteguista de Chinandega, entre otras, no se hicieron esperar, y manifestaron que tomarán medidas para defenderlo de esta injusticia.


“Me siento fortalecido por las múltiples llamadas de solidaridad. No callaré ante las injusticias. Desde mis dos noticieros radiales “Hechos” y “Cuestión de Noticias”, continuaré con mi línea independiente, sin temor a las consecuencias”, expresó Fajardo, quien ha sufrido dos veces represalias del orteguismo. La primera vez fue cuando lo despidieron de una emisora local que cedió la hora de dos espacios que él tenía, a voceros del partido de gobierno.


Mientras tanto, el CPN capítulo de Chinandega se solidarizó con Fajardo, quien entregará una carta como periodista colegiado, para dejar constancia de este atropello a la libertad de expresión por parte del orteguismo.