•  |
  •  |

Los adultos mayores protagonizaron ayer dos protestas en escenarios distintos de la capital, pero en ambas transmitieron el mismo mensaje: “No queremos limosna… el bono solidario no nos resuelve nada, exigimos la pensión reducida que nos corresponde por derecho. Queremos que se vaya Roberto López (Presidente del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS)”.

Desde el año pasado, los integrantes de la Unión Nacional del Adulto Mayor, UNAM, y de la Asociación de Jubilados y Pensionados Independientes de Nicaragua, Ajupin, han venido realizando diversas protestas para que se les entregue la pensión reducida, que está estipulada en el artículo 49 de la ley 974.

 

Ante esas demandas, el año pasado el presidente Daniel Ortega decidió entregarles un “bono solidario” para apaciguar a los ancianos, sin embargo, esto sólo beneficia a cuatro mil personas de las siete mil afiliadas a la UNAM.


“Estamos aquí porque hemos recibido engaños y mentiras, porque nos han dicho que vayamos a Caruna para que ahí nos den el bono. Éste es el cuarto mes que vamos un montón de gente a Caruna y ahí no nos dan nada, porque no aparecemos en la lista”, reclamó Leónidas Pérez Guerrero.


Porfirio García, Presidente de la UNAM, explicó que desde el año pasado se les está entregando un bono de mil córdobas y unos paquetes con insumos básicos. En cuanto a la ayuda económica, ellos pasaron la lista del total de sus afiliados, y Caruna se encarga de elegir a los beneficiados.

Llegan “colados”
“El otro gran problema que tenemos es que se regó la bola que aquí se están dando paquetes, entonces el que va pasando en la calle se mete sin ser afiliado, y son los que exigen más. Estamos tratando de controlar esto y asegurarle a nuestros afiliados, porque vienen hasta algunos delincuentes a buscar cómo sacar ventaja”, señaló García.


Por otro lado, desde horas tempranas de ayer, los de Ajupin llegaron a las inmediaciones de la secretaría del Frente Sandinista para  exigir el cumplimiento de la ley, la que refiere que si uno tiene 60 años y completó las 750 semanas tiene derecho a una pensión, pero si llegó a las 250 cotizaciones tiene derecho a una pensión diferenciada.


“No estamos pidiendo limosna, es verdad que somos viejos, pero no estamos mendigando caridades a nadie. Esta marcha la estamos haciendo pacífica, que no nos obliguen a hacerla violenta, porque aunque estamos viejos podemos hacerlo”, advirtió  Ronald Ortiz, miembro de Ajupin.