•  |
  •  |

Medio millón de niños fuera de las aulas, un déficit de al menos 100 mil pupitres, el 80% de las 27 mil aulas en condición de deterioro, 60% de las escuelas con problemas de acceso a servicio de agua potable, y grupos de alumnos supernumerarios, es el lado que --según actores sociales vinculados al sector educativo-- se omite de los reportes del gobierno cuando hablan de Educación.


Ena Fuertes, dirigente de la Unidad Sindical Magisterial, calificó de precarias las condiciones en que tendrán que atender a los alumnos este año, y afirmó que la exitosa matrícula escolar que ha celebrado el gobierno, es simple propaganda.
Reconoce que hay saturación en el turno matutino, pero rala demanda en el vespertino, lo cual afectará a los docentes, ya que teme que eso se traduzca en reducción de plazas para educadores, que quedarían supernumerarios.
La situación cree que obedece a la carestía de la vida y a la falta de empleo. “Es verdad que la educación es gratuita, pero los materiales no. No se están matriculando alumnos”.

Batalla por el Sexto Grado sin posibilidades
Al poner en la balanza lo deseable y lo posible en materia educativa, el doctor Carlos Tünnermann, ex Ministro de Educación, lamentó que las proyecciones oficiales no se hayan trazado con base en la realidad, y, por el contrario, alejan al país de dar pasos serios para lograr la universalización de la Primaria en correspondencia con los compromisos suscritos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ODM.


“No hay congruencia entre lo ambicioso de la meta de la universalización de la Primaria en 2012 y el esfuerzo que se hace en inversión, capacitación y perfeccionamiento de docentes”.


Este año, el Gobierno asignó el 3.7% del Producto Interno Bruto a Educación. En 2010 fue de 3.8% y en 2009 de 4.09%.  
En lo que respecta a la formación docente, un estudio del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, señala que la inversión per cápita en formación en 2010 fue de US$6.16.


“El programa de formación docente recibe los menores montos con respecto al presupuesto del Ministerio de Educación. Apenas el 1.37% del presupuesto… Y es bien sabido que la calidad de los sistemas educativos está determinada en gran medida por las habilidades y las capacidades de los docentes en su preparación profesional”, dice el documento.


Tünnermann mencionó las elevadas tasas de empirismo: en Preescolar es de 45%,  Primaria 30% y Secundaria 50%, y por eso su crítica al gobierno que da “más importancia a lo cuantitativo que a la pertinencia y calidad de la educación”, pues últimamente “improvisa maestros”, colocando a estudiantes a impartir clases, como ocurrió con los reforzamientos escolares.
“Pareciera que ellos (autoridades de gobierno) piensan que las cifras de cantidad impresionan más”, advierte, y las reconoce únicamente como “explotables políticamente”.


José Siero, de la Unidad Sindical Magisterial, calificó la Batalla por el Sexto Grado y la oficialmente matrícula récord, como “una fantasía creada para captar votos… No hay condiciones para una educación de calidad”, tildándolo de un “manoseo a la inteligencia de los nicaragüenses”.

Formación docente es clave
El doctor Tünnermann encuentra entre las principales debilidades del sistema educativo, el que somos el único país de Centroamérica donde el docente se sigue formando a nivel de Educación Media, cuando lo ideal sería la creación de Escuelas Normales Superiores que eleven su calidad académica.


Según el experto, las proyecciones educativas deberían incluir, si se quiere seriamente alcanzar la universalización de la Primaria: captar a los alumnos que no llegan al sistema, recuperar a quienes abandonan las aulas antes del Sexto Grado, e implementar programas de  educación de adultos apropiados. “Eso no se puede hacer en dos años”, sostiene. Señaló que los grandes retos con que iniciará este año escolar y las condiciones desfavorables, se desprenden de la falta de voluntad política.


Concluye afirmando que no se alcanzará la universalización de la Primaria en 2012, “a no ser que hagamos primarias aceleradas simplemente para obtener una cifra que difícilmente va a convencer a los organismos internacionales”.