•  |
  •  |

Continúa la tensión en las oficinas centrales de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, mientras sigue sin confirmarse la salida de la presidencia de la institución de Everth Alemán, quien según algunos sindicalistas, fue retirado del cargo por órdenes del propio presidente de la República.


Los representantes de los diferentes sindicatos no han podido acceder a las instalaciones y han tenido que trabajar desde fuera.
El sindicalista Alejandro Prado aseguró que no han podido realizar ningún tipo de gestión en pro de los trabajadores, y aún siguen sin saber quién es la máxima autoridad de esa institución.


De acuerdo con Prado, los secretarios generales de sindicatos que no tienen oficinas en la empresa, no pueden ingresar. El resto de trabajadores tienen libre entrada.


“No hay libertad sindical; hay un cerco”, indicó Prado. Otros sindicalistas también han afirmado que no han podido hablar con las autoridades administrativas para seguir intentando ayudar a los 24 trabajadores que se encuentran detenidos por no haber permitido el acceso a Alemán, quien llegó con antimotines y guardas de Emprosa a tomar posesión de su cargo.


Prado y otros sindicalistas han escuchado de los propios trabajadores, que quien puede retomar las “riendas” de la empresa es la recién destituida María Esperanza Acevedo, a quien han visto varias veces en los pasillos de la aguadora.
“Dicen que es Acevedo la que vuelve a asumir, pero no lo creemos. De seguro anda haciendo gestiones de documentos o viendo otros asuntos para dejar todo claro”, aseguró Prado.