•  |
  •  |

Los adultos mayores agremiados en la Unión Nacional del Adulto Mayor, UNAM, reforzaron sus protestas. Esta vez se tomaron las instalaciones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, para exigir que les den la pensión reducida y una serie de beneficios médicos.


Los ancianos insistieron en que el “bono y el paquete solidario” no suplen sus verdaderas necesidades alimenticias.
A las distintas manifestaciones que han efectuado los adultos mayores, asisten ancianitos con todo tipo de problemas, entre ellos está el señor Eliseo Valeriano Ñurinda, de 63 años, quien aseguró que cotizó durante 30 años en el INSS, y no ha recibido ningún beneficio, ahora que ya es jubilado.

 

“Pertenezco a la UNAM, el año pasado nos prometieron que nos iban a dar un bono y un paquete, me fui a Caruna, en donde por estar haciendo fila me caí, ahora quedé renco, y de remate tengo serios problemas en la vista, que estoy a punto de quedarme ciego. Pregunto: ¿Dónde está el dinero que coticé al INSS? Seguramente ya se lo robaron”, se contestó Eliseo.
En la concentración que realizaron ayer, los ancianos vociferaban las necesidades que tienen, tales como beneficios sociales: reducción en el pago del agua, luz, transporte y acceso a centros recreativos.


“A nosotros, por la miseria en que vivimos, todos los derechos se nos niegan”, gritaron.
Porfirio García, representante de la UNAM, agradeció “a la Presidencia de la República el bono solidario y el paquete alimentario, pero ambas cosas no dan repuesta a nuestras necesidades de alimentación o de asistencia médica. Esto último no es sólo que nos revise un médico, sino que nos den los medicamentos y todos los insumos requeridos para subsanar nuestras enfermedades”.


Seguirán protestando
De igual manera, anunció que en los próximos meses demostrarán las fuerzas que aún les quedan para que “se respeten y  se cumplan nuestros derechos”.


“Nosotros continuamos demandando la atención de pensión reducida de vejez, porque ese es nuestro objetivo priorizado y fundamental. Hoy le estamos informando al señor Roberto López (Presidente del INSS) que nuestra demanda no la hemos abandonado. Requerimos de una respuesta lo más pronto posible. Aquí los adultos hemos llegado al límite”, manifestó García.
Los integrantes de la UNAM elaboraron una carta dirigida al presidente del INSS, en la que le informan las acciones que estarán realizando para que se les cumplan sus peticiones, así como también las solicitudes particulares que cada uno requiere.
“Hemos venido a depositar un paquete de demandas, con un listado de personas que requieren que se les revise su historial. Hay muchos que por razones de edad no se les da pensión y no reciben ni siquiera una pastilla. Estas personas tienen enfermedades crónicas o están discapacitados. Para ellos demandamos una pensión de invalidez. Y los que no completaron las 250 cotizaciones, tienen otros beneficios, como lentes, bastones, audífonos, sillas de ruedas, pero todo se les está negando”, añadió García.


También anunció que permanecerán en protesta el tiempo que sea necesario, hasta que les reciban la documentación y tengan respuesta. “Si es necesario tomarnos nuevamente el Seguro Social, lo vamos a hacer”.