•  |
  •  |

Centenares de conductores y de pasajeros de automóviles particulares, taxis, autobuses y motociclistas manifestaron ayer su solidaridad a EL NUEVO DIARIO en la Rotonda “Rubén Darío”, una de las principales arterias de la capital, por donde diariamente transitan más de 70 mil vehículos.


La respuesta de los capitalinos se produjo después de que el Movimiento por el Rescate del Sandinismo colocó en la rotonda dos gigantescas mantas amarillas donde se leía “Cesen las agresiones contra EL NUEVO DIARIO”, “Sí a la libertad de expresión, no al sabotaje de END”.


A las 9 y 25 minutos de la mañana, los miembros del Movimiento por el Rescate del Sandinismo, identificados con camisas amarillas, se desplegaron en dos ángulos de la rotonda para colocar las mantas y distribuir a los conductores volantes que demandan: ¡Basta ya, no más represión a los medios de comunicación…!

Guarda de Metrocentro  avisa a Policía

Como los organizadores de la protesta silenciosa de solidaridad con END se bajaron de un vehículo en el parqueo de Metrocentro, uno de los guardas de seguridad de ese centro, que se moviliza en bicicleta, llamó por radio a su superior para que informara a la Policía la movilización de los jóvenes.


Mientras los jóvenes abrían las pancartas y entregaban las volantes sin obstaculizar el tráfico, efectivos policiales que resguardaban las instalaciones del CSE comenzaron a seguir a cierta distancia a los jóvenes, pero sin entablar contacto con ellos, obteniendo luego las papeletas.


Lo primero que hicieron los efectivos es llamar por radio a sus jefes, leyéndoles lo que decía la volante de solidaridad con EL NUEVO DIARIO. A los pocos minutos apareció el comisionado Humberto Tórrez con un radiocomunicador en sus manos, y acompañado de otro agente.


El también segundo jefe del Distrito I de la Policía Nacional se quedó a una distancia prudente de donde estaba apostados los jóvenes con las pancartas, y a los pocos minutos llegó la diputada Mónica Baltodano.


En el parqueo del centro comercial se ubicó un camión con una gran cantidad de efectivos, mientras en los alrededores del sitio donde se produjo la protesta se movilizaron varios agentes de la inteligencia policial vestidos de civil.

Suenan bocinas
Fue notoria la forma como los conductores para pronunciarse al pasar por el lugar hicieron sonar rápidamente sus cláxones en señal de apoyo a la protesta a favor de EL NUEVO DIARIO.


Las muestras de solidaridad fueron notorias desde los buses en marcha, con puños mostrados desde las ventanillas por los pasajeros en señal de que defienden a este rotativo.


La diputada Baltodano, al hablar con END, dijo “que el movimiento nuestro tiene que expresarse no solamente con un comunicado, sino que a través de protestas simbólicas como ésta que estamos haciendo, donde un grupo de jóvenes y militantes del movimiento llegamos hasta la  rotonda para que sepa la gente que EL NUEVO DIARIO no está sólo”.


“Nosotros estamos representando el sentir de una gran cantidad de gente que está en contra de que se agreda la libertad de expresión, que se le haga chantajes a los medios de comunicación, que se quiera inhibir la libertad de END de informar a la ciudadanía sobre los atropellos a la democracia”, dijo la legisladora.


“Hay que empezar a levantar la bandera de la dignidad”, dijo Baltodano, quien anunció que este sábado 19 de febrero en una actividad del Movimiento por el Rescate del Sandinismo habrá un capítulo especial sobre las agresiones de que está siendo objeto EL NUEVO DIARIO. El evento del movimiento, que será en el Centro Antonio Valdivieso, se llevará a cabo con una asamblea contra la reelección y el fraude.

Más muestras de solidaridad
Juan Carlos Martínez, fundador de la Alianza por la República, APRE, quien pasó en el sitio de la protesta, envió a este redactor la siguiente nota:
“Solidario con todo el personal que labora en EL NUEVO DIARIO en esta nueva embestida propia de los que sienten miedo, el miedo a la libertad de expresión y el miedo a que se sepa la verdad, el pueblo de Nicaragua reconoce vuestra loable labor en pro de los que no tienen voz: el pueblo. Les recuerdo a estos aprendices que el pueblo, nosotros, estamos conformados, además, de mujeres, jóvenes, niños y ancianos, por hombres que se escriben con H mayúscula”.