•   OCOTAL, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |

El Sagrario de cobre de la Sacristía del Templo Nuestra Señora de la Asunción fue encontrado, pero totalmente  desbaratado por los delincuentes que lo habían robado el pasado 5 de febrero, en las riberas del río Dipilto y cerca de esta ciudad.


El comisionado Pablo Ardón, vocero policial en Nueva Segovia, informó que el miércoles último, primero encontraron el crucifijo, también del mismo metal, en el techo de la casa, propiedad de Santos José Ramírez. Y el jueves, encontraron hojalatas abolladas de piezas que formaban la cajita del Sagrario, dentro de un saco, oculto en una zacatera.


El alto jefe policial dijo que previamente al hallazgo del objeto sagrado, habían practicado dos allanamientos en el barrio Dinamarca, donde incluso los agentes sufrieron vómitos al remover las heces de una letrina, donde uno de los investigados indicó que lo habían lanzado, pero todo era falso.


Añadió que fue otra información obtenida por la inteligencia policial la que dio positivo con la localización del Sagrario, en las orillas del río, en la jurisdicción del barrio “José Santos Rodríguez” y cerca del sitio llamado “El Convento”.

¿Y las hostias consagradas?
El ostensorio estaba en poder de Erick Alexander Orozco Maldonado, de 20 años, quien declaró a las autoridades que alguien lo había llegado a tirar al sitio solitario y lo había encontrado ya dañado, pero la Policía cree que es una coartada, porque posteriormente, lo traspuso.


Sobre las hostias consagradas que contenía el Sagrario, Ardón dijo que no se conoció información al respecto, pero supone que las hayan botado o se las hayan comido.

Agraviaron la fe católica
Ardón señaló que las 6 personas detenidas y supuestamente vinculadas con el robo del ícono religioso, serán remitidas al Ministerio Público, por la presunta comisión de los delitos de robo con fuerza agravado, recepción de objetos robados, tenencia ilegal de estupefacientes y crimen organizado.
Hasta el momento, representantes de la Iglesia Católica no han manifestado públicamente si se declararán ofendidos durante el proceso judicial contra los imputados.


Los apresados por este hecho que ha lesionado los sentimientos de la fe católica de los ocotalianos son: Moisés Emilio Cuadra Bucardo, Eliut Valenzuela Téllez, Jairo José Balladares Ponce, Lesbia Johana Corrales Huete, María José Pozo, Carlos Manuel Blandino, Emilio López y Erick Alexander Orozco Maldonado.