•  |
  •  |

Los comerciantes están seriamente afectados en sus actividades a partir del comunicado emitido por Panamá, donde se establecen tres restricciones al ingreso de los nicaragüenses a esta nación.


Presentar 500 dólares en efectivo para costear su estadía en Panamá, un boleto de avión aunque se ingrese por vía terrestre, y la no renovación del visado tico en caso de vencimiento durante el viaje. Esto último obliga también a los viajeros a retornar a Nicaragua por vía aérea.

 Según las autoridades panameñas, estas medidas obedecen a la gran cantidad de nicaragüenses que están emigrando a Panamá ilegalmente, y a los costos que implica su deportación a Nicaragua.

 

La Asamblea se pronuncia
A raíz de esta situación, la Asamblea Nacional emitió una declaración unánime condenando estas medidas.


“Nosotros repudiamos estas acciones, y aunque sabemos que según el Art. 150 de la Constitución los convenios, tratados o acuerdos bilaterales entre las naciones se depositan en manos de la oficina de Relaciones Exteriores, instamos al presidente Daniel Ortega a iniciar negociaciones inmediatas para eliminar estas disposiciones”, indicó el diputado Francisco Aguirre Sacasa, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores.

 

Violación al espíritu solidario
Según el diputado Aguirre, aquí se está violentando el espíritu solidario entre los países centroamericanos. “En nuestra declaración, nosotros expresamos el malestar del pueblo nicaragüense, ya que se está perjudicando el tránsito libre y el comercio. También se está violentando el espíritu integracionista entre los países del Istmo, que es uno de los pilares de la diplomacia internacional”, explica.


Ante esta situación, la Asamblea Nacional hace un llamado urgente al diálogo y a un convenio libre de sesgos políticos. “Como Asamblea Legislativa instamos a las autoridades a recapacitar, e invitamos a la Cancillería de ambos países a que se sienten a negociar. Porque para nosotros lo que se esconde tras este pronunciamiento es una operación tenaza para ejercer presión política sobre Nicaragua por el litigio del Río San Juan”, denuncia el diputado Aguirre.

 

Diputados exigen principio de reciprocidad
No obstante, si la situación continúa, los diputados piden la aplicación del principio de reciprocidad. “Hacemos un llamado al gobierno de Panamá, porque yo pienso que estas medidas no abonan nada a las relaciones cordiales entre ambos países, más bien generan tensiones. Pero si se niegan, los diputados pedimos que se aplique el principio de reciprocidad, para darle una cucharada de su propia medicina. Si ellos nos cobran a nosotros, cobrémosles también a ellos”, señala el diputado Aguirre.

 

Violación al derecho de los consumidores
Según el Lic. Jorge Eduardo Rooseess, coordinador de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores, éste es un error que va en detrimento de los derechos de los consumidores. “Sin lugar a dudas, Panamá está cometiendo un error, porque si lo que quiere es frenar la migración nicaragüense, se deben fortalecer sus puestos fronterizos y normas migratorias, pero no hacerlo por la vía comercial”, indica Rooseess


Estas medidas violentan las directrices de los consumidores aprobadas por las Naciones Unidas desde 1985. “Recordemos que Nicaragua es el destino de gran cantidad de productos que provienen de la zona Colón, en Panamá, porque el Mercado Oriental es el más grande de Centroamérica, por lo que estas medidas podrían aumentar los precios de los productos. Además, aquí se están violentando los derechos a la migración, a la no discriminación, a un trato justo, y lo que es peor aún, están comprometiendo a los consumidores a adquirir un servicio aéreo”, señaló, el Lic. Rooseess.

 

Podría venir un alza de precios
Rosario Valle, Presidenta de la Asociación de Comerciantes de los Mercados de Nicaragua, expresó su descontento ante las medidas.
“Esto nos va a afectar mucho como comerciantes, porque veremos reducidas nuestra inversión por los 500 dólares que tendremos que llevar y la compra del boleto aéreo. Y esto a su vez va a repercutir en los consumidores, porque al importar menos productos, habrá un alza en los precios”, señaló Valle.
Y añade que “esto va a afectar a más de 2,000 mayoristas que viajan mensualmente a Panamá, y a los 1,500 minoristas que hacen sus compras en este país”.


Según Rosario Valle, en los próximos días piensan convocar a una reunión especial para emitir un pronunciamiento de repudio a estas medidas, ya que no es posible que se aleguen motivos políticos y migratorios para frenar la libertad comercial.


“Nosotros no vamos a quedarnos de brazos cruzados, porque aquí se está buscando cómo ahogar al sector comercial, obligando a los comerciantes a hacer gastos innecesarios”, opina Valle.


Transportistas auguran pérdidas

Juan Salvatierra, representante de los transportistas que realizan viajes a países como Panamá, vaticina pérdidas económicas invaluables y sujetas a motivos políticos. “Como siempre, los vaivenes políticos afectan el trabajo de los ciudadanos, porque aquí se esconde un trasfondo político que provocará una reducción en los viajes a Panamá, porque la mayoría de los comerciantes no van a poder pagar esta cuota doble. Esto va a provocar que los comerciantes importen menos productos, se desabastezcan muchos mercados y se disminuyan los viajes para comprar mercancía panameña”, señala Salvatierra.

 

END buscó mayores explicaciones por parte de la Embajada de Panamá en Nicaragua, pero a pesar de reiterados intentos, no se obtuvo la respuesta de ningún funcionario.


Por ahora, sólo queda esperar que las pláticas entre ambos gobiernos se reviertan en resultados positivos para la población nicaragüense, de lo contrario, ésta tendrá que enfrentar nuevas alzas en los productos panameños.