•  |
  •  |

No escriben en piedras, pero en medio de la revolución informática muchos policías de las delegaciones del país tienen que hacer uso de dos hojas de papel con una de carbón que va entre ambas, un lapicero o de grafito para registrar la denuncia de los pobladores. En otras la situación mejora cuando, al menos, cuentan con una máquina de escribir.


Entre más alejada está la delegación policial de Managua, la palabra “automatización” es más desconocida, pero en los distritos de Managua los uniformados no son ajenos al concepto, ya que cuentan con computadoras para recibir las denuncias de los ciudadanos, y están conectados a redes que les permiten intercambiar información de manera fluida, rápida y eficiente.    


El suboficial Jairo Vega, de la delegación policial del municipio de Mulukukú, con un gesto de resignación contó a EL NUEVO DIARIO que en este lugar deben usar sus lapiceros, páginas de papel y papel carbón para registrar la denuncia de la población, ya que la única máquina de escribir con que contaban se descompuso.
“Aquí vienen los ciudadanos a poner la denuncia, entonces, uno la toma manuscrita, usamos dos hojas de papel con una hoja de carbón y le damos una copia al ciudadano, tenemos una máquina de escribir, pero está mala, ojalá nos puedan mandar otra o una computadora”, dijo Vega.


Posteriormente, los investigadores policiales registran todos los casos recibidos en la única computadora con que cuenta esta delegación policial, pero “el problema es que no hay recursos para comprar computadoras… con una computadora más se podría trabajar en lo que hacen el jefe de sector y el investigador, nos traería beneficios porque habría más facilidad para hacer el trabajo y más orden”, finalizó el suboficial.

Automatización mejora la atención

Jaime Altamirano, poblador de la Colonia Praderas del Doral, fue despojado de su bicicleta a manos de delincuentes. Él llegó a interponer la denuncia en la Policía del Distrito Seis, donde la suboficial Shirley García, usando una computadora, registró la queja.


“Con las computadoras que ellos tienen es mejor y más rápido, porque si lo hicieran con una máquina de escribir se llevaría más tiempo, he visto que la atención que me han dado está bien”, consideró Altamirano.


La suboficial García explicó que luego de registrar la denuncia entregan una copia de la misma al poblador, y que las quejas pasan a una sola base de datos. “El problema es que con las máquinas de escribir a veces se acaba la tinta, se quedan trabadas y hay atrasos, con las computadoras es más y ágil”, señaló.

No se pueden alterar las denuncias
La comisionada mayor Fátima Flores, jefa del Distrito Cuatro de Policía, está estrenando un nuevo edificio y también equipos de informática. Recordó que en 2006 se inició un pilotaje de automatización en el Distrito Seis y éste se fue extendiendo al resto de la capital.    


Esta delegación policial cuenta con un sistema automatizado para atender las denuncias y hacer las transferencias de información, que han sido posibles gracias al apoyo del gobierno y no al presupuesto de la Policía. “El sistema automatizado permite que al ingresar los datos ya no los podés cambiar y no podés modificar una denuncia, entonces le da más confianza a la población y a nosotros nos facilita más el trabajo”, indicó Flores.


La comisionada mayor dijo que el distrito policial no cuenta con una página electrónica, y que hasta el momento el poblador no puede obtener información sobre los avances de sus casos en la misma.


Pobladores han cuestionado las malas condiciones físicas en que están los archivos fotográficos delincuenciales en los distritos y delegaciones policiales, por lo que han sugerido que sean mejorados. La jefa policial dijo que en la IV Delegación cuentan con un archivo digital y con otro impreso, pero que este último no ha sido renovado.

Policía con 60 % de automatización
El comisionado mayor Luis Gómez, jefe de la División de Telemática de la Policía, afirmó que esta institución está automatizada en un 60%, y que dicho proceso inició poco antes de 2006 con las áreas de Servicios Policiales Administrativos, las Comisarías de la Mujer y Niñez, Dirección de Tránsito Nacional, Dirección de Auxilio Judicial, Dirección de Armas, Explosivos y Municiones, y el Control de Guardas de Seguridad.


Aún están pendientes de este beneficio la Dirección de Seguridad Pública, Secretaría Ejecutiva. “Hay municipios donde nuestra comunicación telemática llega hasta la delegación, no hemos logrado llegar hasta el municipio, entonces este último se comunica vía teléfono o radio; no es que no hemos podido llegar desde el punto de vista tecnológico, sino del punto de vista económico… el dato, el software, el sistema puesto en el municipio es el que no ha llegado, pero comunicación sí existe”, aseguró Gómez.


El jefe policial estimó que la Policía requiere unos dos millones de dólares para llegar a cubrir en un 100% la automatización de la institución, y que la misma llegue a los municipios más alejados. Los municipios de la capital cuentan con el beneficio gracias a montos económicos recibidos de donaciones que hacen países cooperantes, del presupuesto policial y el gobierno.

Sistemas de radio, un desafío
La Policía cuenta con un sistema y un protocolo de radiocomunicación. Uno convencional, considerado ya obsoleto, que tiene 2,500 terminales o radiocomunicadores, y el protocolo conocido como MPT 1327 que tiene 2,200 terminales, pero para contar con la cantidad idónea de uniformados que porten un radio necesitan unos 6,000 más.    


Sobre la utilización de radiocomunicadores de la Policía por parte de algunos medios de comunicación, el comisionado mayor Gómez consideró que “escuchar la comunicación no es delito, el delito es qué hacés vos con esa información que escuchás… si el noticiero llega antes a la escena del delito y la contamina, y por esa contaminación no se agarra a un delincuente. Yo pienso que allí hacen mal”.

Llamadas inútiles, grave problema
El jefe policial dijo que enfrentan un grave problema en el sistema de emergencia de llamadas (118), ya que del 100% de llamadas que reciben, un 80% son realizadas por personas hostigosas y maliciosas que hacen perder el tiempo a los oficiales y quitan oportunidad de comunicación a otros pobladores. Lo peor es que no hay una ley que regule el actuar irresponsable de estas personas.


“Esperemos que ahora Telcor (Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos), cuando vaya a modificar su ley, pueda permitir alguna sanción a este ciudadano que llama para decir obscenidades a los compañeros de la institución policial, para decir tres, cuatro cosas que ofenden, y la persona que realmente necesita hacer una llamada de emergencia está en cola en la llamada y no puede ser atendida”, se quejó Gómez.


La Policía hace cuatro años atrás, pagaba un millón 300 mil córdobas al mes en telefonía convencional, pero al hacer uso de los beneficios de la telemática y de las redes que permiten el servicio de transmisión de datos (voz, video, fotos y textos), redujeron el pago a 700 mil córdobas en telefonía.


Sobre el servicio de satélite, el jefe policial dijo que imagina que es rentado, ya que no cuentan con uno. Para resolver el caso de la bala perdida que llegó a casa de la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la Policía, hicieron uso de este servicio. Finalmente, el comisionado mayor no supo decir cuándo renovarán los archivos fotográficos delincuenciales y tampoco en qué fecha llegará la digitalización de éstos a los municipios más alejados del país.