•  |
  •  |

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio José Báez, dijo ayer que por más congresillos que haga el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, la candidatura del presidente Daniel Ortega Saavedra nunca será legítima.


“Esos congresos, por muy populares que sean, no legitiman una candidatura que es inconstitucional; todos sabemos que vamos a unas elecciones con una especie de mancha, que lastimosamente coloca al país en una situación muy difícil”, dijo Báez al finalizar la misa dominical en la Catedral Metropolitana.


Aunque monseñor Báez no quiso juzgar a la dirigencia del FSLN por hacer un acto partidario el sábado frente al cuestionado Consejo Supremo Electoral, CSE, manifestó que “uno desde afuera sabe que la intención es clara”.


Por otra parte, el Obispo Auxiliar lamentó el retiro de la cooperación de Dinamarca, que significó 35 millones de dólares menos para la inversión social.
“Es un pena que la ayuda de Dinamarca se haya perdido, simplemente por no aceptar la observación electoral, lo cual sería lo más natural en un gobierno democrático”, manifestó el jerarca de la Iglesia Católica.


“Que la policía se comporte a la altura”

Monseñor Báez, en nombre de la Iglesia hizo un llamado a la Policía Nacional, para que esta institución “que ha gozado de prestigio, se comporte a la altura sobre todo en este año electoral”.


“Cualquier acto que deslegitime el prestigio de la Policía y el Ejército es lamentable, y tienen que tener cuidado de seguir exponiendo la confianza del pueblo”, aseveró Báez.


Durante la homilía dominical, Báez pidió porque en este año “todos en Nicaragua vivamos como cristianos, amándonos con la justicia y el amor gratuito del Padre del Cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos”.


“El verdadero enemigo lo lleva cada uno en el propio corazón”, porque “es el egoísmo de cada uno, la búsqueda de los propios intereses, la vida marcada por la deshonestidad y por la corrupción que va dañando los valores morales, este es el verdadero enemigo al que hay que combatir”, agregó el Obispo.