•  |
  •  |

Una extraña coincidencia se dio en un colegio público de Ciudad Sandino. El antiguo centro educativo “Edgard Taleno”, que a partir de los años 90 se llamó “Dinamarca”, cuando fue remodelado con fondos de ese país, pasó a llamarse “Augusto C. Sandino”, exactamente cuando el gobierno de Copenhague decidió retirar 35 millones de dólares de apoyo a Nicaragua.


Héctor González, subdirector del centro, negó que el cambio de nombre obedezca a la reciente decisión de Dinamarca de retirar los fondos para Nicaragua, y explicó que se debe simplemente a que el actual gobierno destinó recursos para la remodelación total de esta institución.


El colegio fue remodelado e inaugurado para el inicio de clases por el presidente Daniel Ortega, el pasado martes 15 de febrero. Los cambios se dieron con fuente de financiamiento recursos del erario, por un monto de 40 millones 864 mil 688 córdobas.


El centro tiene más de 40 años de fundación, y actualmente el gobierno, que invirtió una suma considerable para su rediseño total decidió cambiarle el nombre por Colegio Público “Augusto C. Sandino”.


Este año el centro tuvo una matrícula aproximada de 3,000 alumnos en los turnos matutino, vespertino y nocturno.  Por primera vez se brindará primaria nocturna. Esto, según sus autoridades, para disminuir la tasa de analfabetismo en nuestro país.


El pasado jueves, Dinamarca decidió recortar la ayuda de más de 35 millones de dólares ante la negativa del gobierno a aceptar que una parte de los fondos se destine a observadores electorales.


Además, a través de su Ministerio de Ayuda y Cooperación, los daneses expresaron que han tenido muchas divergencias con este gobierno debido al destino de los fondos, que no van al gobierno, sino al sector privado, agricultores, municipios y sociedad civil.


Organizaciones de la sociedad civil (Ipade, Coordinadora Civil, Ética y Transparencia) se han manifestado en contra de las políticas que ha tenido este gobierno con los países donantes, que aportan gran cantidad de fondos para proyectos de infraestructura para colegios, carreteras, puentes y lucha contra la pobreza.


Asimismo, el otrora Colegio Dinamarca, al igual que varios centros públicos, han recibido ayuda de ese país y de otros países donantes; y en agradecimiento les han puesto sus nombres.