•  |
  •  |

La entrega del “bono y el paquete solidario” que el presidente Daniel Ortega prometió el año pasado a los integrantes de la Unión Nacional del Adulto Mayor, UNAM, es excluyente y discriminatoria, puesto que gran parte de los afiliados quedan fueran de la distribución, incluso, dentro de los “elegidos” incluyen a difuntos.
Esta disposición del mandatario nicaragüense surgió a raíz de las constantes demandas que hacían los ancianitos mediante plantones, en los que exigían su pensión reducida. Y para “contentarlos” decidió entregarles un bono de 1,000 córdobas a partir de noviembre del año pasado.

Se confunden o se hacen los confundidos
Después de la decisión que anunció Ortega, la representante de la sucursal de Caruna en Juigalpa, la licenciada Karen Lisseth Martínez González, le escribió una carta a la profesora Yadira Castilla Robleto, responsable de la Asociación de Jubilados y Pensionados Independientes de Nicaragua, Ajupin, en esa ciudad.


La misiva de González, de la que EL NUEVO DIARIO tiene copia, reza literalmente: “Estimada profesora: Por este medio le doy a conocer que los beneficiarios del bono del adulto mayor correspondiente al mes de noviembre de 2010… son los siguientes: Carlos José Carrillo de Acoyapa; Agustina Alvarado, de La Libertad; Juan Alberto Saavedra y Teófilo Cerda, de Villa Sandino; Ernesto Vanegas, de El Rama, y Medardo González, de Nueva Guinea”.


La coordinadora de Ajupin en Juigalpa no se explica por qué recibió ese escrito, puesto que su asociación no tiene nada que ver con la entrega del bono que, se supone, es sólo para los de la UNAM.


Además, según la profesora Yadira, la persona que aparece como  beneficiada en La Libertad, está muerta. Ante esa situación, considera que el gobierno debería preocuparse por hacer una revisión exhaustiva de los ancianitos que resultan beneficiados con dicho bono.


El vicegerente de Caruna filial Juigalpa, Armando Madriz, explicó que a veces  ellos les entregan el dinero a tres o cuatro ancianitos beneficiados, alegando que la lista viene del nivel central.  “Son pocos los (ancianitos) que atendemos nosotros con el bono del adulto mayor… aquí solamente se les entrega el dinero, no tenemos lista de cuántos son los beneficiados”, resaltó.      

Filial de León en casa partidaria
En León, la oficina de la UNAM funciona en las instalaciones de la Asociación de Combatientes Históricos, cuya tendencia partidaria es afín al partido gobernante. Sin embargo, Antonio Rojas, representante de UNAM, afirmó que no están tomando criterios políticos para escoger a los beneficiarios.


“Somos una asociación cívica de hombres y de mujeres que algún día dimos nuestro salario al INSS, y ahora que estamos ancianos lo estamos reclamando, porque lo merecemos conforme ley”, dijo, tras agregar que los jubilados no están esperanzados en el bono solidario, sino en lograr su pensión definitiva.


Otra dificultad que tienen los adultos mayores es que las personas que hacen la lista de los beneficiados se rigen de acuerdo a la dirección que aparece en la cédula, y unos habitan actualmente en Managua, pero antes vivían en Matagalpa, por ende, les aparece la dirección de su anterior domicilio, por eso muchos piensan que no les salió el bono.


EL NUEVO DIARIO consultó al presidente de la UNAM, Porfirio García, acerca de quién o quiénes se encargan de seleccionar a los ancianitos que recibirán el bono solidario, antes de responder se cuestiona: “¿Quién recibe (la lista)?”… hace una pausa y agrega que “nosotros no podemos definir eso, porque son tres instituciones las que están involucradas”, responde aludiendo al INSS y a Caruna, luego titubea para responder, y al final contesta… ”este… ellos la vinieron a retirar aquí (la lista de los afiliados a la agrupación que él representa)”.

Con la colaboración de José Luis González.