•   SAN JUAN DEL SUR / END  |
  •  |
  •  |

Como un destino de bacán, droga y prostitución está siendo percibida la ciudad turística de San Juan del Sur, según declaraciones de la vicealcaldesa sanjuaneña  Rosa Adelina Rivas.


Reforzó su versión con  los resultados  del estudio de explotación sexual que se realizó en Tola y en San Juan del Sur, y que evidenció cómo la pobreza, la falta de empleo y el alcoholismo son los aliados de los proxenetas.


Según la vicealcaldesa, en encuentros que ha sostenido con diversos sectores de la ciudad turística, se ha enterado de que a San Juan del Sur lo están viendo como  destino de bacanal, droga y prostitución.


Unido a ello, ahora asegura que “tenemos índices reveladores de que los problemas de explotación sexual comercial van en aumento”.

Estudiantes hasta se salen de clases

Los datos recopilados en la  investigación Explotación Sexual y Trata de Personas, reflejan que, en San Juan del Sur, las jovencitas hasta piden permiso a sus maestros, o se salen de sus aulas par irse con extranjeros a las zonas costeras.

Instituciones toman cartas en el asunto
Ante la dramática situación que se está viviendo en San Juan del Sur y en Tola, el fiscal Javier Morazán, del Ministerio Público en Managua, asegura que varias instituciones han elaborado un plan estratégico para hacerle frente a esta situación.


“Nosotros sabemos que estas zonas turísticas son el destino de muchos extranjeros que forman parte del crimen organizado, por eso hemos elaborado un plan estratégico en coordinación con las Comisarías de la Mujer, Auxilio Judicial, Dirección de Inteligencia Policial, Mifamilia, Alcaldía, varias ONG y el Intur. También se están creando coaliciones departamentales y mesas de trabajo para recibir las denuncias y agilizar las investigaciones”, explica Morazán.


Según el fiscal, el año pasado se registraron cuatro casos de explotación sexual, en los que se vieron involucrados varios extranjeros. Así mismo, se conoció de adopciones ilegítimas, aunque no descarta que haya un marcado subregistro.
“Hemos tenido varios casos donde se han visto involucrados extranjeros que captan a menores para trasladarlas a otro país o prostituirlas en la zona, así como de nacionales que se aprovechan de la vulnerabilidad económica de las jóvenes”, indica Morazán.

Plan Estratégico
Según Morazán, el plan estratégico incluye varias vertientes: “Con Intur se basa en la regulación de los hoteles para evitar que menores de edad entren en compañía de adultos, y en campañas de información sobre lo que es el abuso sexual”, indica.


“Con las Comisarías de la Mujer y de la Niñez, se están desarrollando acciones de capacitación y de sensibilización en cada departamento, para animar a los jóvenes a interponer la denuncia, y que las bandas no queden en la impunidad. El trabajo con la Policía Nacional se basa en el intercambio de pruebas y en un trabajo conjunto entre sus vértices -- Comisarías de la Mujer, Auxilio Judicial y Dirección de Inteligencia Policial-- y el Ministerio Público”, señala el fiscal
“Las ONG como Casa Alianza e Inprhu (Instituto de Promoción Humana), también ofrecen su apoyo brindándoles atención física y psicológica a las víctimas, alojamiento, alimentación y movilización”, añade Morazán.

Cambio de perspectiva

Merardo Solís, responsable de apoyo legal de Casa Alianza, asegura que ellos dan todo el apoyo que pueden, aunque saben que es insuficiente.


“La verdad es que aquí tiene que haber todo un cambio en la política de gobierno. Es necesario educar a las jóvenes desde el colegio, hacer campañas de propaganda pública, destinar una partida presupuestaria para fortalecer el trabajo de la Policía, sensibilizar a los operadores de justicia, trabajar un nuevo currículo donde se incluya un posgrado para los jueces, que aborde los delitos sexuales, y, sobre todo, es necesario ayudar a estas personas a la reinserción social, generando nuevas fuentes de empleo”, recomendó Solís.

Ojo con los cambios
Detectar cambios en los adolescentes es un paso importante a la hora de identificar si están sufriendo explotación sexual.


Según la coordinadora de la ONG Casa de Niñas del Instituto de Promoción Humana (Inprhu), María Isabel Blanco, es importante que en las campañas de educación se incluyan aquellos cambios que pueden alertar a los padres cuando sus hijos sufren explotación sexual.


“Es básico que los papás también tomen cartas en el asunto al observar cambios que son campanadas de alerta, como un aumento inusual en el flujo de dinero que maneja su hijo, insomnio, descenso en el índice académico, conductas sexualizadas, ropas o actitudes muy provocativas, aislamiento familiar o agresividad”, observa Blanco.