•   II ENTREGA  |
  •  |
  •  |

Gran parte de los C$ 407 millones que el presidente de facto del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas Reyes, orientó sacar de la institución bajo la figura de cheques por “anticipos a justificar”, se soportaron mediante el reporte de inexistentes operaciones de compras, que a su vez se respaldaron con documentos falsos, proveedores fantasmas y negocios inventados.


EL NUEVO DIARIO confirmó la falsificación de papelería de 22 empresas existentes para justificar compras en 37 operaciones del CSE, sólo en 2008. Las facturas falsas que tenemos en nuestras manos, en su mayoría, fueron elaboradas una parte a mano, con la misma letra, y otra parte en una misma computadora, bajo la misma tipografía de letra.


Este medio, además, confirmó con visitas in situ y búsqueda de los registros de proveedores del Estado, direcciones, guías telefónicas y numeraciones RUC, la invención de 15 negocios que “vendieron” bienes y servicios al CSE. EL NUEVO DIARIO tiene grabaciones de vídeo y audio de un funcionario del Poder Electoral, instruyendo a un grupo de personas sobre cómo hacer cuadrar las facturas falsas, del cual daremos detalles en la edición de mañana.

El Trébol que no existe
Por ejemplo, el cheque 21829 del CSE a nombre de Mauricio Fernández Mayorga, por 107 mil córdobas, se emitió para pagar “compras de 50 láminas de Covintec a Ferretería El Trébol”.


La dirección reflejada en el registro del CSE de dicho negocio es: de donde fue la Cervecería Victoria tres y media cuadra al sur, media arriba, Mercado Oriental. De acuerdo con la documentación en poder de EL NUEVO DIARIO, al Departamento de Contabilidad del CSE se reportó que la “compra” se realizó el 25 de junio de 2008.


Esa dirección coincide con “Repuestos Oriental” y “Ferretería González y Lacayo”, a nombre de quien se emitieron más cheques del CSE.  


Pero el negocio “Trébol, ubicado según la factura en la periferia norte del Mercado Oriental, no existe. Nadie de los comerciantes del sector conoce el local ahí, ni en las próximas dos cuadras de los alrededores. En las oficinas de la Corporación Municipal de Mercados de Managua Mercado Oriental, no está registrado ningún negocio bajo ese nombre, en esa dirección ni con el número Registro Único de Contribuyente, RUC, 290179-3965.


El único lugar con ese nombre es la “Ferretería Perla” y “Distribuidora Trébol”, pero en esta última venden accesorios para lavamanos, inodoros y piso cerámico, y su dueño negó que hayan tenido alguna vez negocios con el CSE.


Convirtieron canastos en distribuidora
EL NUEVO DIARIO buscó durante horas en el Mercado Municipal de Granada la “Distribuidora López”.


De acuerdo con los documentos de soporte del CSE, el negocio se dedica a la venta de abarrotes en general, y se ubica en el módulo 15. Según una factura a nombre del CSE, ese negocio le vendió a este Poder del Estado 82,000 córdobas en artículos plásticos el 11 de julio de 2008.


En esta zona no se ubica ninguna distribuidora y sólo se ven pequeños tramos en viejos galerones de madera, con canastos de palma, donde se exhiben hierbas, especias y bisutería. En la sección de abarrotes y entre los distribuidores del sector nadie conoce el negocio Distribuidora López.


Esta distribuidora le “vendió” rollos industriales de plásticos negros y transparentes al CSE, como se justifica en el cheque 21441, que por 126,000 córdobas se emitió a nombre de Mauricio Fernández Mayorga, bajo la modalidad de “anticipo por justificar” de la cuenta No. E-0704684237 de Fondos Institucionales del CSE en la sucursal Banpro Portezuelo Carretera Norte.


Ese cheque se emitió el 16 de enero de 2008, y se justificó hasta julio del mismo año bajo el renglón 352 del Clasificador por Objeto del Gasto de la Dirección General de Presupuesto del Ministerio de Hacienda.


De acuerdo con esa clasificación, el renglón 352 significa compras de cuero, pieles, maletas, cartapacios o bolsas de mano, sillas de montar, látigos y otro artículos de talabartería, guantes para deportes, calzado, carteras y otras prendas de vestir.

Falsificaron a Cristo Rey
En el Hotel Cristo Rey se sobresaltaron cuando vieron el rollo de facturas y las cantidades de servicios “vendidos” supuestamente por ellos al Poder Electoral: 31 cheques del CSE que juntos suman, sólo en 2008, un millón 421 mil 445 córdobas.


El gerente del hotel dijo que esas no eran sus facturas, ni su sello ni su número RUC.


Jamás prestaron servicios de hospedaje a personal del CSE, en los registros contables no hay una sola venta mayor de 93,500 córdobas en una sola noche, y, sobre todas las cosas, no tienen suites numeradas de la 312 a la 417. Apenas cuentan con 16 habitaciones.


A la gerencia del pequeño hotel le preocupa que quienes hicieron esto, hayan reflejado más transacciones y reportado las facturas falsas como si fuesen originales al fisco, para sustentar las retenciones del 15% del Impuesto General al Valor.

“Eso nos afectaría gravemente porque apareceríamos ante la DGI como evasores fiscales y eso es grave”, dijo el gerente.

FACTURA FINAL1

Cuadernos en ferreterías
Igual pasó con Ferretería Richardson: el CSE justificó un cheque de sus cuentas estatales para saldar la compra de cuadernos y productos de oficinas por 59,000 córdobas.


De acuerdo con documentación de justificación de cheques del CSE, el 31 de julio de 2008 se adquirieron 150 cuadernos universitarios, 100 cuadernos rayados gruesos, 256 notas adhesivas y 117 bitácoras para registros, registradas en la factura 582304 de Ferretería Richardson Carretera Sur.


EL NUEVO DIARIO se comunicó con la gerencia de dicho negocio para solicitar información al respecto.


Se confirmó con contabilidad que no se le vendió esa mercadería al CSE ese día, tampoco se emitió esa numeración de factura, y Ferretería Richardson, principalmente, no vende cuadernos ni utilería de oficina, sino artículos ferreteros y accesorios propios de construcción, cerrajería y otros.


Lo mismo ocurrió con materiales de Construcción Maryli: el CSE justificó la emisión de ocho cheques bajo el modo de “anticipo a justificar”, en todo 2008, por compras hasta por 826 mil 300 córdobas en materiales varios de construcción y miles de láminas de zinc.


La dueña del negocio, Lidia Sirias, sumamente molesta, rechazó que esas facturas fueran las originales de su negocio. Es todo lo que dijo y evitó comentar más al respecto.

Una humilde vendedora de verduras

Miriam Regidor Garay es una pequeña y humilde vendedora de verduras y especias en el Mercado de Mayoreo que aparece en los registros contables del CSE como “proveedora de productos sintéticos”.


Su nombre aparece estampado en una factura pagada con fondos del CSE por 146 mil  córdobas, del cheque 21441 de la cuenta E-0704684237 Fondos Institucionales / CSE. Ella “vendió” productos sintéticos y químicos.


“Ya quisiera yo vender al menos eso una vez al año”, dice la señora, pasando del susto a la risa nerviosa cuando ve los montos de venta a su nombre, con una factura similar a las que ella usa, pero con número RUC, teléfonos y sellos falsificados.

Inventaron “restaurante”
En el fajo de facturas reportadas como “soportes y rendición de cuentas de cheques anticipos por justificar del CSE-2008”, se registran un millón 096 mil 105 córdobas por compra de alimentos al “Restaurante La Herradura”.


De acuerdo con el documento, este lugar queda ubicado contiguo a Ferretería Reynaldo Hernández en Monseñor Lezcano.


Ahí lo que existe es una pequeña Iglesia Evangélica, que oficia sesiones religiosas en una estructura de piso de cemento y techo laminado. Un galerón sin paredes ni lujos.


El señor José Inocencio López, vecino del negocio, dice que hace unos cuatro años existió ahí un pequeño negocio de comida corriente, que ofrecía almuerzos con refrescos por 40 ó 50 pesos, según el plato del día.


Nunca fue restaurante, sin embargo, en el reporte de cheques justificados del CSE aparecen 26 facturas por servicios comprados a ese “restaurante”, incluyendo servicios hasta por 92,249 córdobas en un solo día, suficiente para alimentar a 1,844 trabajadores del CSE.


Ésta es la misma situación que ocurre con “Materiales de Construcción Jarquín”, cuya dirección aparece reflejada en Avenida Batahola, Frente a Nicalit. Sólo en 2008, el CSE “compró” a este negocio tres millones 959 mil 264 córdobas con cheques “anticipos a justificar” para adquirir materiales de construcción y miles de láminas de zinc.


Exactamente ahí no existe ninguna ferretería con ese nombre, con ese RUC y con esas facturas con membretes. Ahí lo que se ubica es “Ferretería El Mundo”, y su propietario y administrador, Franco Reyes Pastora, con ocho años de trabajar, dice no conocer ni en los 500 metros a la redonda alguna otra ferretería como esa a la que el CSE “pagó” más de tres millones de córdobas.

Hasta documentos del extranjero
Igual sucedió con otros negocios que “vendieron” y “prestaron” productos al CSE, pero que no aparecen ni en las Páginas Amarillas, ni en las direcciones plasmadas en las facturas soportadas al CSE, ni en la Guía Telefónica oficial en la lista formal de proveedores del Estado, que posee la Dirección General de Contrataciones del Estado, que es el órgano rector de las contrataciones públicas de Nicaragua, según la página oficial www.nicaraguacompra.gob.ni.


EL NUEVO DIARIO descubrió que se falsificaron facturas, sellos y firmas de Distribuidora Papeles y Cartones (Payca), de Supermercados Palí y La Unión, y de otras empresas como Petronic Larreynaga, Repostería Alaniz, Futec Industrial, Gran Hotel Soloy de Panamá, Hotel El Parador de Panamá, Distribuidora Universal, Hotel Hilton Princess Managua, Mix Publicidad, Restaurante El Eskimo, Hotel Sol Meliá, Hotel Plaza Roma, Corporación Font, Ferretería Richardson, Agencia de Viajes Premier, Comtech S.A., Materiales de Construcción Maryli, Hotel Cristo Rey Managua e Internacional Sound Espectáculos.

También se inventaron como negocios con facturas, sellos, direcciones y RUC falsos los siguientes “establecimientos”: Librería El Estudiante, Desinfectantes El Sol, Panadería La Ceibita, Manualidades Lara, Taller de Mecánica Automotriz Sotelo, Ferretería El Trébol, Materiales de Construcción Jarquín, Ferretería González Lacayo, Importaciones López Leiva, Distribuidora de Mercadería General de Miriam Regidor Garay, Distribuidora López, Restaurante La Herradura, Transporte Tirso Sáenz, Transporte El Dorado, y Repuestos Automotrices El Oriental. Estos lugares no existen físicamente, pero vendieron millones al CSE.

Mañana

* Más facturas y detalles de cómo empleado del área de Contabilidad del CSE se reunía con tres personas más en una casa para elaborar facturas falsas.

* "Cuidado, Casa Pellas no vende respuestos Isuzu, esos los vende Mántica y ahí nos pueden agarrar", eran parte de las recomendaciones del diestro instructor.