•   Bluefields  |
  •  |
  •  |

Pobladores del sector del Barrio Santa Rosa,  de esta ciudad, denunciaron el actuar policial en la requisa y detención de madera que la policía económica registro en el sector del Puente Santa Rosa, en la que se detuvo a 3 campesinos que transportaban madera procedente de la comunidad de Torzuani (Al sur de Bluefields)
 
De acuerdo al comisionado mayor, Manuel Zambrana, la policía económica ejecuta el “Plan Madera” que consiste en detener el tráfico ilegal de madera y sus derivados, y señalo que en los últimos días se detuvo madera propiedad de los campesinos: Manuel Urbina, Bismarck Pérez Martínez, Sebastián Bravo, Ronald Murillo, y Mariano Álvarez, este último ofreció dinero a los oficiales para que no le retuvieran la madera.
 
A estos señores se les ocupo más de 300 piezas de madera de las variedades zopilote, guayabo y níspero porque tenían permiso de comercialización y de acuerdo a las autoridades de INAFOR (Inst. Nacional Forestal) en la zona de origen (Torzuani) no existen planes de manejo ni permiso para comercializar madera, por lo que se incautó la madera y se trasladó a la Policía nacional.
 
Disparan a matar
Pero el dilema en la ocupación realizada esta en el actuar del oficial Manuel Martínez, quien de acuerdo a los pobladores y vecinos, el oficial disparó a matar a los detenido, por lo que la población acudió al auxilio de los detenidos.
 
Producto de los disparos que realizó el oficial Martínez resultó herida la joven  madre Katia Bello Romero de 21 años de edad, quien en el momento de los hechos se encontraba con su hija en brazos, cuando recibió el impacto de un proyectil que lesiono uno de sus dedos del pies izquierdo.
 
Tras lo ocurrido, un grupo de pobladores tratan de agredir al oficial dándole persecución, pero este se lanza al rio, salta unos muros y huye hasta conseguir un vehículo para trasladarse a la policía.
 
Solidarios
Pero la población del sector condenó el procedimiento para la incautación de madera y se manifestaron en contra del actuar policial “el policía disparaba a matar a los campesinos, todos les gritábamos que se detuviera y él nos respondía, les vale v..”, dijo Grechel Meneses, testigo de los hechos.
 
Por su parte, Sobeyda Sánchez, dijo que el oficial Martínez estaba “improsulto” “teníamos que ser solidarios con los pobres campesinos porque ese policía les tiraba a quemarropa, le decíamos que no es un perro el que vas a matar y el seguía como loco disparando” señala Sánchez al denunciar que sus dos hijos menores fueron golpeados por la policía.
 
Katia Bello, la  joven madre con discapacidad que resultó herida, dice que ella se encontraba con su hija cuando recibió el impacto “si no hubiera sido por mi suegra quien me ayudo cuando caí, ya estuviera muerta”, manifestó.
 
Acusaciones
La policía detuvo a Mariano Álvarez Rocha por obstrucción de funciones a la autoridad, porque aseguran que este daba persecución al oficial agresor, pero Rocha dice que las acusaciones son falsas que él acudía en ayuda del oficial porque los pobladores lo iban a linchar.
 
Mientras se realizan las investigaciones 2 acusaciones permanecen en el ministerio público, una en contra del detenido Mariano Álvarez y otra en contra del oficial Manuel Martínez por exposición de personas en peligro e intento de homicidio.
 
Desenmascarar el tráfico
La población señaló que la policía económica y las entidades que regulan el tráfico de madera, detienen solo a pequeños comerciantes pobres que vende lo que tienen para sobrevivir y enfrentar la grave situación económica del país y no desmantelan la mafia de madera integrada por políticos y funcionarios, pero el comisionado Mayor Manuel Zambrana, dijo que desmantelaran la red y desarticularan la forma de operación entre aserríos, ferreterías y carnicerías que trafican ilegalmente madera.