•   Bluefields / END  |
  •  |
  •  |

 

Pobladores del sector del barrio Santa Rosa, de esta ciudad, denunciaron el actuar policial en la requisa y detención de madera que la Policía Económica registró en el sector del Puente Santa Rosa, donde se detuvo a tres campesinos que transportaban madera procedente de la comunidad de Torzuani (al sur de Bluefields).


De acuerdo con el comisionado mayor Manuel Zambrana, la Policía Económica ejecuta el “Plan Madera”, que consiste en detener el tráfico ilegal de madera y sus derivados, y señaló que en los últimos días se detuvo madera propiedad de los campesinos Manuel Urbina, Bismarck Pérez Martínez, Sebastián Bravo, Ronald Murillo y Mariano Álvarez. Aseguró que este último ofreció dinero a los oficiales para que no le retuvieran el cargamento.


A estas personas se les ocupó más de 300 piezas de madera de las variedades zopilote, guayabo y níspero, porque tenían permiso de comercialización, y de acuerdo con las autoridades de Inafor, en la zona de origen (Torzuani) no existen planes de manejo ni permiso para comercializar madera, por lo que se incautó y se trasladó a la Policía Nacional.
 
Seria denuncia
Pero el problema en la ocupación realizada está en el actuar del oficial Manuel Martínez, quien de acuerdo con los pobladores y vecinos, disparó a matar a los campesinos, por lo que la población acudió en auxilio de éstos.


Producto de los disparos que realizó el oficial Martínez resultó herida la joven madre Katia Bello Romero, de 21 años. Ella tenía a una niña en sus brazos, cuando recibió el impacto de un proyectil, que lesionó uno de los dedos de su pie izquierdo.


Tras lo ocurrido, un grupo de pobladores intentó agredir al oficial, persiguiéndolo, pero éste se lanzó al río, salió, saltó unos muros y huyó, hasta conseguir un vehículo.  


La población del sector condenó el procedimiento para incautar la madera, y se manifestó en contra del actuar policial. “El policía disparaba a matar a los campesinos, todos gritábamos que se detuviera, y él nos respondía: ‘Me vale verga’”, dijo Grechel Meneses, testigo de los hechos.


Sobeyda Sánchez señaló que el oficial Martínez estaba incontrolable. “Teníamos que ser solidarios con esas tres personas, porque ese policía les tiraba a matar, estaba como loco disparando”, señala Sánchez, al denunciar que sus dos hijos menores fueron golpeados por la Policía.


Katia Bello, la madre con discapacidad que resultó herida, dice que estaba con su hija cuando recibió el impacto. “Mi suegra me ayudó cuando caí, me detuvo, quizás estuviera muerta, porque iba a pegar en un borde de cemento”, dijo Bello.
La Policía detuvo a Mariano Álvarez Rocha por obstrucción de funciones a la autoridad, porque aseguran que perseguía al oficial agresor, pero Rocha dice que las acusaciones son falsas.


Mientras se realizan las investigaciones, dos acusaciones permanecen en el Ministerio Público, una contra Mariano Álvarez, y otra contra el oficial Manuel Martínez por exposición de personas al peligro e intento de homicidio.