•  |
  •  |

Tras los sentimientos de descontento y  disgusto que se han generado a partir de las medidas que imponen nuevas restricciones a los nicaragüenses que desean ingresar al territorio panameño, el embajador Olimpo A. Sáez Marcuci, finalmente ha sido citado por la Cancillería nicaragüense para dialogar sobre el tema.


Según el embajador Sáez, la citación viene un poco tardía, ya que hasta la Asamblea Nacional tuvo que pronunciarse sobre el tema para presionar al Ejecutivo y que tomara cartas en el asunto.


“La verdad es que yo veía con suma preocupación que aunque los transportistas, comerciantes, consumidores y hasta los legisladores se habían manifestado sobre el tema, no hubiéramos recibido ninguna invitación al diálogo por parte del presidente Daniel Ortega. Porque nosotros siempre hemos estado abiertos a la negociación diplomática”.

 

Asamblea también se sentará a dialogar
Pero al parecer, no solo el presidente ha decidido sentarse a conversar para evitar que el problema continúe escalando de tono, sino también la Asamblea Nacional.


“Mañana vamos a sostener una reunión con el embajador Sáez para entregarle una copia de la declaración unánime de repudio a las nuevas medidas, y vamos a aprovechar el momento para pedirle que regresen la situación al statu quo en el que estábamos, porque esta declaración recoge el sentimiento unánime de los nicaragüenses”, señaló el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa.

 

Cenidh avala la decisión del Ejecutivo
La presidenta del Cenidh, Vilma Núñez, alega que ésta es una decisión tardía pero loable.


“Me parece que esto se debió haber hecho antes, pero me alegra la decisión del Presidente de atender el reclamo de los diferentes sectores que nos hemos pronunciado sobre estas medias. Creo que al final Ortega tuvo que reflexionar sobre el tema debido a la enorme presión ejercida por la opinión pública. Ojalá que no sea sólo la mueca y la bulla”, opina Núñez.


La invitación de la Cancillería se produjo días después de que la Asamblea Nacional emitiera una declaración unánime en contra de las nuevas medidas, que incluyen presentar una solvencia de 500 dólares, un pasaje aéreo aunque se viaje vía terrestre a Panamá, y la renovación del visado costarricense.
“Aunque nosotros no somos el órgano competente para hacerlo, tuvimos que pronunciarnos al ver la pasividad del Poder Ejecutivo, que es al que le competen todas las decisiones en materia diplomática”, señala el diputado Aguirre.


Embajador de Panamá se muestra receptivo
El embajador Sáez asegura que “estas reuniones van a ser muy importantes, porque yo podré tramitarle al gobierno panameño el descontento de los nicaragüenses en punto concretos para hallar una solución”.


No obstante, el Embajador aclara que estas medidas no sólo involucran la decisión de Panamá, sino también de Costa Rica.


“Recordemos que esto es algo que debe ser dialogado de forma tripartita, ya que las medidas se emitieron a raíz  de una petición de Costa Rica, país que eliminó la prórroga del visado en Panamá. Esto implica que el nicaragüense que quiera regresar a su país vía terrestre, no podrá hacerlo una vez vencidos los 30 días otorgados por Costa Rica, lo que lo obligará a permanecer ilegalmente en Panamá si no tiene el dinero para comprar el boleto de avión. Por eso lo establecimos, para evitar los gastos migratorios”, explica el embajador Sáez.