• |
  • |

La voracidad con que el orteguismo despliega sus redes en las escuelas para captar respaldo a la inconstitucional pretensión reeleccionista de Daniel Ortega, ha llegado al punto de aprovecharse de la precariedad económica de los docentes, haciéndolos “reflexionar” que con un cambio de gobernante, dejarían de percibir el famoso bono “solidario” de 530 córdobas que desde el año pasado se les entrega gracias a la cooperación venezolana.

Así lo planteó José Siero, representantes de la Unidad Sindical Magisterial, USM, quien señaló que “quieren votos a cambio del bono”, y calificó el mensaje como un “chantaje vulgar y odioso”.

Según Siero, en las demandas de aumento salarial que presentarán en la primera quincena de marzo, y que de no ser atendidas los podría llevar a un paro de labores, pedirán que el bono les sea anexado al salario y así deje de ser utilizado como un instrumento partidario.

¿Puede eso ser posible? El economista Adolfo Acevedo dice que sí, y les sugiere buscar los fondos en la sobre recaudación de 820 millones de córdobas registrada a diciembre de 2010, adicional a la sobre recaudación de 1,500 millones de córdobas que se había registrado en la reforma presupuestaria de septiembre pasado.

Acevedo opinó que para que el bono represente una “auténtica restitución de derechos”, en vez de una prebenda, debe convertirse en un aumento salarial reflejado en el Presupuesto.

El experto valoró como “preocupante” que el salario de los maestros equivalga apenas al 57% del salario promedio nacional.

Un masivo sesgo perverso
“Representa un masivo sesgo perverso en contra de la educación y de la profesión docente”, criticó.

El hecho de que alguien puede ganar mucho más dedicándose a cualquier otra actividad, ahuyenta a las personas calificadas para la profesión docente, lo cual repercute de manera negativa en la calidad de la educación, valoró Acevedo.

En términos de poder adquisitivo sobre la canasta básica, un maestro pasó de 42 a 39% entre diciembre de 2009 y diciembre de 2010.

Poder adquisitivo deteriorado
Dado que la proyección para la tasa de inflación en 2011 es del 9%, Acevedo concluye que en términos reales el salario de los maestros se mantendrá congelado, pues el aumento para el sector anunciado este lunes fue apenas del 8.2%.

Vale mencionar que en 2010 el ajuste a los maestros fue de entre un 4 y 5%, y la inflación terminó el año en 9.23%, “es decir, que en términos reales se produjo un deterioro en el poder adquisitivo” de los maestros, expuso Acevedo. De ahí que los docentes mantengan su demanda de equiparación de salario al de sus homólogos centroamericanos.