•  |
  •  |

Después de las pintas negras contra su propiedad vinieron las ofensas y el azuzamiento en una radio local de Rivas, contra Octavio Ortega Arana, el representante de la red territorial de la Coordinadora Civil en ese departamento, quien denunció en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, que se siente amenazado por los partidarios orteguistas, simplemente por defender los derechos ciudadanos en su departamento.


“Mi casa fue manchada con pintura negra en la madrugada, y suponemos que la acción fue de miembros de las caravanas del congreso --del partido de gobierno-- que venían de Managua. Tengo un testigo, pero prefiere no hacerse público por temor a represalias”, asegura el afectado.


Indicó que a eso de las 1 de la madrugada del domingo, tres hombres procedentes del centro de Rivas llegaron al frente de su hogar con chimbombas rellenadas con pintura negra, y luego se dividieron para lanzar una parte a la puerta y el resto a un costado de su propiedad.


“Ésta es una mancha de pintura de aceite negro. Esto significa una condena a muerte, y por eso interpusimos la denuncia tanto en la Policía de Rivas como en el Cenidh. Sin embargo, las autoridades lo minimizaron, argumentando que era un delito menor y simple daño a la propiedad, que llevara tres avalúos de los daños causados, pero esto no lo hicimos, pues lo económico es lo de menos, sino que lo preocupante es la amenaza”, alegó el señor Ortega.

Atacados por defender DDHH
El afectado indicó que el problema no se quedó ahí, sino que el lunes, en una radio local, durante casi dos horas comenzaron a burlarse, e hicieron una encuesta de si era o no cuestionable que se hicieran pintas en las paredes de Octavio Ortega. Asimismo, esto lo consideró falta de ética por parte de quienes están detrás de ese programa radial, que también incitó a la violencia.


“Tenemos 12 años trabajando con la Coordinadora Civil en la protección de los derechos humanos, y representamos a Nicaragua en la organización internacional Social Watch, y por eso nos atacan”, dijo Ortega.


Mencionó que la problemática comenzó a partir de la reunión de 2009, cuando simpatizantes del gobierno quebraron los vidrios de los buses donde se trasladaban. A partir de entonces han ocurrido cosas muy peculiares en su contra, entre éstas, un proceso de la Dirección General de Ingresos, cuando se le perdió su licencia y con la misma se realizó un fraude. A pesar que quedó esclarecido y se cerró el caso, le siguen llegando citas judiciales, y casualmente esto ocurre cuando tiene actividad de la CC.


Igualmente le pareció extraño el corte del servicio eléctrico, aduciendo que estaba incurriendo en fraude electrónico y que le abrirían un juicio que nunca se abrió. El inspector del INE revisó el medidor y constató que no había violación del sello de seguridad. Es esto, entre otras situaciones, lo que considera un acoso permanente.


Luisa Molina, vocera de la CC, expresó que estas acciones no las consideran aisladas, sino parte de la constante amenaza a los miembros de la CC, algo que vienen denunciando desde 2008.


Recordó acusaciones infundadas del Ministerio Público, el ataque en los predios de la Catedral de Managua, la salvaje agresión contra Leonor Martínez, asimismo, que frente al Ejército y a la Policía son tildados por el presidente Daniel Ortega, de amenaza al orden público y enemigos del gobierno.


Por su parte, José Alonso, abogado del Cenidh, dijo que darán acompañamiento al afectado, exhortó a la Policía de Rivas a profundizar las indagaciones del caso, y señaló que hablarán con ellos sobre esto. Asimismo, que estas acciones manifiestan una limitación a la libertad de acción y a la libertad de pensamiento diferente al oficialismo, algo que es un derecho constitucional.