•  |
  •  |

El gobierno de Estados Unidos, a través de su embajador en Managua, Robert Callahan, negó un supuesto acuerdo con el presidente Daniel Ortega para otorgar asilo político al líder libio Muamar Kadhafi, quien, según un cable de la agencia Notimex, que reproduce información de la Radio del Ejército de Israel, se refugiaría en Nicaragua una vez que deje su país.

“Recibí un correo electrónico de Washington que dice ‘no es cierto, nosotros no hemos estado involucrados en la cuestión de Kadhafi y Nicaragua’. Nosotros no sabemos nada”, dijo Callahan, en alusión a la información de circuló desde horas tempranas de ayer.  El diplomático evitó especular sobre la posición que tomaría su gobierno en caso de concretarse el asilo de Kadhafi en Nicaragua, y prefirió esperar a que el hecho se diera.

“Nosotros no vamos a comentar hasta que algo pase… Lo importante es que Kadhafi salga (de Libia) tan pronto como sea posible, porque ha perdido, obviamente, la confianza de su propia gente, de su propio pueblo… y es la oportunidad para darle al pueblo libio la posibilidad reconstruir su propio gobierno”, agregó Callahan.

Además, Callahan evitó criticar al presidente Daniel Ortega por expresar su apoyo al gobierno de Kadhafi.  “El presidente Ortega y Nicaragua es un país soberano; puede expresar lo que quiera; obviamente nosotros tenemos una visión completamente distinta de lo que está pasando en Libia; nosotros hemos condenado la actuación de Kadhafi, y el hecho de que él ha empleado a mercenarios para matar a su propia gente”, expresó.

Diputados reaccionan
Mientras tanto, diputados opositores rechazaron la posibilidad de asilo Kadhafi. El presidente de la Comisión de Justicia en la Asamblea  Nacional, José Pallais, resaltó la resolución 1970 de la Organización de Naciones Unidas ONU, aprobada el 26 de febrero, según la cual, permite juzgar a personalidades de países que no hayan firmado su adhesión a la Corte Penal Internacional, CPI, tales como Libia y Nicaragua.

Pallais asegura que el presidente Ortega podría ser juzgado como cómplice, según la  resolución de la ONU, la cual considera un mensaje a los dictadores de que podrán ser juzgados, aún cuando no hayan ratificado el Estatuto de Roma que crea la CPI.

El diputado Eduardo Montealegre, de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, rechazó un posible asilo a favor del líder libio, y lo instó a que mejor pida asilo en Cuba o en Venezuela.  Mientras que el ex canciller, Francisco Aguirre Sacasa, celebró la noticia señalando que significaría que habría libertad en Libia, y que tal decisión  no dejaría mal a Nicaragua, sino al gobierno de Ortega.

El diputado del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Víctor Hugo Tinoco, señaló que Ortega deberá aclarar las condiciones en que llegaría  Kadhafi, si es por razones humanitarias, como terminar con la dictadura de un país; o por razones de afinidad, como ya lo ha expresado el Presidente nicaragüense.
Mientras la diputada aliada del Frente Sandinista, Élida María Galeano, no cree que Ortega otorgue asilo a una persona que no cuenta con el respaldo de su pueblo. Galeano llamó al mandatario a que lo piense bien.

En tanto, el jefe de la bancada del FSLN, Edwin Castro, y la segunda secretaria de la directiva parlamentaria, Alba Palacios, no quisieron opinar, pues consideran que sólo son rumores.

Asilo a Kadhafi es peligroso
La posibilidad de un asilo a Kadhafi también generó preocupación en la comunidad árabe en Nicaragua, ya que esto podría encubrir una intervención militar en Libia y la llegada de nuevos conflictos al país.
“Yo creo que detrás de este supuesto asilo puede estar la mano de Estados Unidos e Israel, que desean apoderarse de todas las riquezas de Libia.”, asegura la periodista Suad Marcos.

Mientras que Sharik Mazen Othman Alkhuffash, Presidente de la Asociación Palestina en Nicaragua, comparte la preocupación de Marcos.

“Nosotros estamos muy preocupados ante una intervención norteamericana en Libia para apoderarse de sus yacimientos, porque yo no confío en ningún presidente norteamericano. Creo que a ellos no les preocupa el derramamiento de sangre del pueblo, sino las riquezas de Libia”, señaló.

Costos políticos para Ortega
Para Moisés Hassan, de origen palestino, esto sería un gran error que acarrearía nuevos conflictos para Nicaragua.

“Yo creo que Ortega cometería un grave error que aislaría aún más a Nicaragua, generaría repudio de la población y un entierro ante la comunidad internacional. Esto sólo trasladaría el conflicto a Nicaragua. Mucha gente saldría a las calles a protestar, veríamos un gran aparataje de seguridad, y posible persecución de parte de sus enemigos”, asegura Hassan.

“Ojalá sea un rumor”
La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Vilma Núñez, confía en que la información sólo sea un rumor infundado y que no exista tal asilo, sin embargo, de ocurrir esto, el país no está en condiciones, por significar mucho riesgo.

“El asilo político está en la Constitución de la República, pero es para perseguidos políticos y de carácter humanitario, no para albergar a violadores de los derechos humanos que vendrían con su guardia represiva”, expresó.
Además, consideró que Kadhafi debe ser juzgado por los tribunales internacionales, y  que el hecho de que Ortega le abra las puertas de nuestro país, sería un atropello para el pueblo nicaragüense, pues “nos comprometería internacionalmente”.

“Sería una afrenta nacional por convertirnos en encubridores de dictadores que han cometido crímenes de Lesa Humanidad, y nos aislaría del resto del mundo civilizado”, señaló.

Kadhafi se queda en Libia
El diputado sandinista ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén, Jacinto Suárez, descartó que el líder libio, Muamar el Kadhafi, se vaya a asilar en Nicaragua, como lo informó el sitio web “Jerusalen Post.Com”.

Suárez, también secretario de Relaciones Internacionales del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en declaraciones dadas al canal 63 de la televisión local, argumentó que Kadhafi y sus hijos han dicho que se quedan en Libia.

(Rafael Lara, Ramón H. Potosme, Laura Rodríguez y Leyla Jarquín)