•  |
  •  |

Representantes del vecindario de Colonial Los Robles denunciaron que ya no soportan los escándalos y el ruido que provocan una serie de bares aledaños, de los cuales ya han cerrado temporalmente tres, pero uno de ellos persiste con música rock ensordecedora, desde horas de la noche hasta la madrugada.

El doctor Numa Barquero, en representación del vecindario, denunció en la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, que han realizado una serie de gestiones ante las autoridades correspondientes, pero que no han dado una respuesta integral al problema.

“Son negocios prácticamente al aire libre, que mantienen enormes parlantes con música ensordecedora que estremece las paredes de las casas, por los altos decibeles del sonido, impidiéndonos tener una vida normal en nuestros hogares. No se puede conversar ni ver televisión, y tampoco dormir”, dijo el doctor Barquero.

Agregó que durante la madrugada el ruido no se detiene, y es acompañado por gritos y hasta por disparos, por lo cual la Policía Nacional cerró uno de estos bares, ubicado en las cercanías de la Funeraria Monte de los Olivos.

Otro de los bares fue cerrado por el Departamento de Control Ambiental de la municipalidad, a cargo de Elba Roa, pero por la insistencia de los vecinos.
Igual ocurrió con un tercer local, que fue clausurado temporalmente, pero según Barquero, esto no es una solución a largo plazo.

Faltas a la moral
Asimismo, se quejó del mal ejemplo que quienes frecuentan estos bares aledaños dan a los niños pequeños, dado que, en los alrededores, no sólo consumen todo tipo de sustancias, sino también cometen faltas a la moral.

La Ley de Delitos del Ambiente y los Recursos Naturales estipula en su artículo 9, que “quien utilizando medios sonoros, electrónicos o acústicos de cualquier naturaleza… ya sea en la vía pública, en locales, en centros poblacionales, residenciales o viviendas populares o de todo orden… produzcan sonidos a mayores decibeles que los establecidos por la autoridad competente y de las normas y recomendaciones dictadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que causen daño a la salud o perturben la tranquilidad y descanso diurno y nocturno de los ciudadanos, será sancionado con multas equivalentes de entre 5 mil a 20 mil córdobas, y la reincidencia puede ocasionar la suspensión o clausura de las actividades que generan el ruido”.

La misma ley también indica que se exceptúan los que tengan establecidos sistemas de protección acústica que impidan la emisión de sonidos, música o ruidos, hacia fuera de los locales debidamente adecuados para tales fines, y que cuenten con la autorización municipal y policial correspondiente y dentro de los horarios permitidos.

 

Sin embargo, el doctor Barquero aseguró que esto no sucede en el caso de Colonial Los Robles, por lo que los vecinos exigen a las autoridades que hagan cumplir esta ley.

La CPDH dará acompañamiento legal a los afectados, y solicitará información a las autoridades para conocer las acciones realizadas al respecto.