•   AJDABIYA / AFP  |
  •  |
  •  |

Violentos combates con muchos muertos se produjeron ayer  viernes en el este de Libia, donde la rebelión avanzó posiciones y hubo la explosión de un arsenal, y en el oeste, donde las fuerzas del coronel Muamar Kadhafi trataban de concluir una ofensiva para reconquistar la ciudad de Zauiya.


Las fuerzas rebeldes afirmaron que tomaron el control del puerto petrolero de Ras Lanuf (a 600 km de Trípoli), en el este de Libia, tras violentos combates con las fuerzas del coronel Muamar  Kadhafi.


Pero, inmediatamente, en Trípoli, el viceministro de Relaciones Exteriores, Jaled Kaim, desmintió que Ras Lanuf estuviera bajo el control de los insurgentes.
Un periodista de la AFP pudo ver que los rebeldes ocupaban posiciones en el exterior del complejo de operaciones petroleras de Haruge, en los cuarteles militares y en la estación de Policía, pero sin poder confirmar si también controlaban la totalidad de las zonas residenciales.


Fuentes concordantes señalaron también que hubo “muchos” muertos en el ataque de los hombres de Kadhafi contra Zauiya (60 km al oeste de la capital).
La ofensiva rebelde contra Ras Lanuf recibía refuerzos de Ajdabiya (a 200 km al este), desde donde partían decenas de vehículos con hombres armados con Kalashnikov, baterías antiaéreas y cañones.


Al menos 17 muertos dejó este viernes en Libia la explosión de un arsenal cerca de la ciudad de Bengasi (este), controlada por los rebeldes, indicó un médico del hospital.


“Diecisiete personas murieron en la explosión de Al-Rajma”, declaró a la AFP un médico en el hospital de Al-Jala.


Nasser Tumi, que registra a las víctimas en el hospital Al-Jala, había dado un balance anterior de “12 muertos y 26 heridos” en dos explosiones simultáneas en la base militar de Al-Rajma, en el sureste de Bengasi.


“Las dos explosiones ocurrieron a las seis de la tarde con 30 minutos, hora local. Las víctimas empezaron a llegar al hospital una hora más tarde”, agregó.


Un periodista de la AFP, presente en el hospital, vio 11 cuerpos en la morgue, algunos completamente desfigurados y quemados. Las explosiones fueron escuchadas por los habitantes que viven a unos 10 km de la base.


“Hubo una gran explosión en un depósito de armas. Ignoramos si se trata de un ataque aéreo o de un acto de sabotaje”, declaró Mustafá Gheriani, portavoz del Consejo nacional instalado por la insurrección en Bengasi, segunda ciudad de Libia. “La ciudad entera tembló”, agregó.


Según habitantes, la base militar, situada a unos 20 km de la ciudad, es el principal depósito de armas de la región.

Manifestaciones reprimidas en Trípoli
En Trípoli, la Policía dispersó con gases lacrimógenos a manifestantes que trataron de concentrarse tras la plegaria musulmana de los viernes.


La organización de las protestas se vio complicada por el corte de las conexiones a internet desde el jueves. Las autoridades bloquearon, además, en los hoteles, a los periodistas presentes en la capital.


El Acnur indicó que desde el inicio de la rebelión, el 15 de febrero, decenas de miles de personas huyeron de la violencia en Libia y sobreviven en condiciones precarias, y que 12,500 (la gran mayoría oriundas de Bangladesh) se hallan bloqueadas en la frontera tunecina.


Según datos de la ONU, la represión dejó unos mil muertos, aunque de acuerdo con una organización libia de defensa de los derechos humanos el número de víctimas suma más de 6,000. El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo el jueves que estudiaba “toda la gama de opciones” disponibles para poner freno a “la horrible violencia” ejercida por Kadhafi contra su pueblo.

Alerta de Interpol

Interpol emitió ayer viernes una alerta para las policías del mundo y los organismos internacionales, contra Kadhafi y otras 15 personas, por considerar que están involucrados en “la planificación de ataques, como bombardeos aéreos, contra la población civil”.


La situación en Libia y la agitación política en la región --donde movimientos populares ya derrocaron en lo que va del año a los regímenes autoritarios de Túnez y de Egipto-- llevó en los últimos días el precio del petróleo a más de 100 dólares el barril por primera vez desde 2008. En Nueva York el petróleo llegó a superar el viernes los 104 dólares el barril, un nivel inédito desde septiembre de 2008. En Londres, se colocó en sesión por encima de los 116 dólares.