•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

Marvin Pomares, director del instituto de Defensa de los consumidores y Jorge Kathin, gerente de comunicaciones de Disnorte- Dissur, coincidieron que el subsidio de energía que implementará el gobierno es algo positivo, sin embargo, Pomares expresó que aún así la población sigue sintiendo el impacto cuando llega el recibo, "muchas personas dicen, si la energía está subsidiada, ¿porqué cada mes me sale más alto el recibo". Según declaraciones brindadas en el programa Estudio TN8 de Ervin Vega.

Por su parte Kathin, aseguró que han avanzado en los últimos tres años en cuanto el tema de energía, “se ha logrado resolver la deficiencia energética por la que atravesaba el país, años anteriores se racionaba la energía y a veces el pueblo pasaba horas sin luz, eso se ha resuelto".

Sin embargo, Pomares replicó que aún hay falta de energía en algunos municipios del país “y puedo mencionarte cuales, la población está muy descontenta con Gas Natural”.

“Nicaragua tiene el costo de energía más alto de la región de Centroamérica, el precio de la energía en Nicaragua es caro, estamos consciente de eso, nosotros pagamos 148 dólares el megavatio de energía”, reconoció Kathin, aduciendo que actualmente de la energía que consume Nicaragua, la empresa la extrae el 70 por ciento de petróleo y el 30 por ciento de energía renovable. Al 2016 podría revertirse eso, según el gerente de comunicaciones.

Auditorías a los recibos de los consumidores
Pomares, director del instituto de Defensa de los consumidores, reconoció que nadie sabe cómo ni en cuánto va a aumentar el precio del petróleo, sin embargo, “el cobro de la energía ha aumentado sin autorización y ese aumento lo paga el consumidor en la factura de energía”, dijo.

Durante su comparecencia, Pomares mostró dos compendios que contienen reclamos de personas que les han aumentado de 150 que pagaban a 300 y hasta 400 córdobas de una vez en sus facturas, “hay que hacer auditoría al recibo de los consumidores”, propuso.

Sin embargo Kathin, criticó que algunas organizaciones se toman muy en serio su trabajo de defender a los consumidores, “y lo hacen bien, pero no los educan en como leer el recibo, o bien como ahorrar energía”.

“Los clientes tienen todo el derecho de reclamar. Hay tres instancias para hacerlo”, continuó Kathin.

Según el director de comunicaciones de la empresa de energía, en Disnorte- Dissur recepcionan al menos 12 mil reclamos al mes, lo que equivale el 1.5 por ciento de los clientes. “Hay que revisar los reclamos y realizar campañas de educación para que la población ahorre más energía”, enfatizó.

Kathin explicó que el dejar la TV conectada, “la famosa lucecita roja”, la radio, los cargadores de los celulares, el micro, se traduce al 10 por ciento de la factura del consumidor.

Sin embargo, Pomares considero que hay multas “impagables” que aplica la empresa lo que provoca que el ciudadano se vea obligado a "pegarse", “estamos claro que el servicio hay que pagarlo, pero cuando la empresa pone los medidores la factura se dispara y el consumidor no puede pagarlo”, aseguró.