•  |
  •  |

Durante el tercer día de protestas en el Recinto Universitario “Carlos Fonseca Amador”, Rucfa, contra el nombramiento “de dedo” de las estructuras de recinto de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, UNEN, los universitarios alzaron sus morteros, quemaron llantas y paralizaron el tráfico como medidas de presión para que la dirigencia de ese gremio estudiantil reaccione ante sus reclamos.


La tarde de ayer, cansados por la nula respuesta del Comité Electoral, tanto del recinto como a nivel nacional, el grupo que se alzó en rebeldía por la corrupción en la conformación de los cuadros en UNEN, decidió dar muestras de su músculo y por unas horas paralizaron el paso vehicular frente al Rucfa.


Se atrincheraron a la expectativa de un posible choque con las facciones de UNEN que ven bien que Cinthya Somarriba, Secretaria de UNEN nacional, se imponga como presidenta de recinto, cuando a quien corresponde el cargo es a Jessenia Espino, la única de la plancha electa mediante votación que permanece activa en la universidad.

Extorsionan “tipo maras”

No hubo enfrentamientos y el saldo negativo de la protesta estudiantil recayó sobre peatones, comerciantes y principalmente conductores, quienes además del atraso, fueron extorsionados, al obligarlos a que colaboraran con la causa de los universitarios, para la compra de sus municiones.


Los jóvenes que tienen tomado el edificio del Rucfa aseguraron a los estudiantes del turno sabatino que no les impedirán recibir sus clases el día de hoy. No obstante, a los de los cursos regulares dijeron que les permitirán retomar sus clases hasta que se negocie la estructura de recinto de UNEN.