•  |
  •  |

Decenas de desmovilizados del Servicio Militar que imperó en Nicaragua en los años 80, durante el primer gobierno de Daniel Ortega, irrumpieron la tarde de ayer domingo en la Catedral de Managua, en demanda de atención por parte del gobierno que preside Daniel Ortega, que aseguran “nos tiene olvidados”.

Los ex militares, a los que se les ha visto protestar en diversas partes  de la capital y en diferentes fechas, ingresaron al templo católico  minutos antes que iniciara la misa las seis de la tarde, impidiendo que se realizara el oficio religioso.
Los reclamantes llegaron en un autobús, un camión y varias camionetas, afirmó María Hernández, una mujer a quienes los encapuchados obligaron a salir del principal templo católico de la capital.

“Son como 400 los que llegaron vestidos de negro, con los rostros encapuchados y armados de lanzamorteros”, indicó Hernández.

Según la señora que vive cerca de la Catedral de Managua, los otrora “Cachorros de Sandino” --como se les conoció en los años 80--, irrumpieron en el templo católico, empujando a una monja y al sacerdote que se disponía a realizar la misa.

Toman control del sitio y llega Policía
A los pocos minutos de la ocupación del templo, los portones de ingreso quedaron bajo el control de los demandantes.

Tras la ocupación de la Catedral,  la Policía desplegó un impresionante operativo, bloqueando el paso de vehículos y transeúntes en casi 50 metros a la redonda.

Como parte del operativo policial, efectivos de las tropas antimotines se apostaron en la parte exterior de los portones a la espera de una orden de sus superiores.

La Directora de la Policía, primera comisionada Aminta Granera, se presentó al sitio vestida de civil, y luego de varios minutos de espera, logró entrar a negociar con los dirigentes de los ex militares en compañía del vicario de Catedral, padre

Bismarck Conde, y de una religiosa.
Granera expresó a los religiosos que la Policía estaba en capacidad de desalojarlos sin hacer un solo disparo.

Douglas Reyes, dirigente de la Fundación de Retirados, dijo que las demandas que hacen al gobierno son vivienda, empleo y atención médica, porque según ellos el presidente Daniel Ortega los tiene olvidados.

Sentencia a medio oficialista
Otro de los ocupantes que se apostó en el portón sureste de Catedral, amenazó con tomar represalias contra la oficialista “Radio Ya”, donde, según él, los han llamado “subversivos”.

Todos los retirados que se acercaron al portón se declararon sandinistas y partidarios del presidente Daniel Ortega.

Pobladores del barrio “Jorge Dimitrov”, que viven a poca distancia de la catedral, expresaron su inconformidad con la acción, e incluso comentaban entre ellos que estaban dispuestos a ir a sacar a los reclamantes.

Al cierre de la presente edición, luego de más de una hora de negociación con los ex militares, los dos sacerdotes, una monja y la jefa de la Policía no llegaban a ningún acuerdo con los demandantes.

Desde que abrió sus puertas a los fieles católicos en octubre de 1993, es la segunda vez que la Catedral de Managua es objeto de una ocupación por grupos afines al partido de gobierno.

En septiembre de 2002, un grupo de universitarios la ocupó por varias horas en su lucha por el 6% para las universidades.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus