•  |
  •  |

Entre los magistrados de la Corte Suprema de Justicia hay una tendencia a firmar a favor de la destitución de sus colegas de la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de Granada, señalados de absolver a narcos, cuyo proyecto circula desde la semana pasada, de acuerdo con un sondeo realizado ayer por EL NUEVO DIARIO.

Según el magistrado liberal Antonio Alemán, a su despacho aún no ha llegado el expediente de las magistradas Ligia Rivas, Julia Selva y Alejandro Estrada, quienes absolvieron a nueve narcotraficantes, suspendieron el juicio para otro y rebajaron la condena a otros en diciembre, mediante las sentencias 39 y 40, mismas que fueron investigadas por una comisión de Inspectoría Judicial, pero promete estudiar el caso.

 “Desconozco el proyecto porque aún no llega a mi despacho. Si cometieron el error, el prevaricato, aunque sean liberales, téngalo seguro que mi voto es a favor, pero tengo que leerla. No es que nos vamos a prestar a zanganadas”, reiteró Alemán. El magistrado liberal Gabriel Rivera también concordó con su colega y expresó: “Si en verdad hubo mala intención, prevaricato, siempre que haya anomalía y es comprobada, tendríamos que pronunciarnos conforme a derecho”.

Domina la destitución
Hay que recordar que la investigación del actuar de los magistrados de apelaciones se abrió con la firma de los ocho orteguistas, por tanto, recordó Armengol Cuadra, se debe seguir en la misma dirección, cuando ya se comprobó el hecho, según las investigaciones.

“Es una política de Estado luchar contra el narcotráfico y si estos magistrados los favorecieron, hay que destituirlos”, dijo Cuadra.
Damicis Sirias, quien tiene vencido su período como magistrado, pero asumió nuevamente amparado en la “nueva” e ilegal  Constitución de la República, dijo que no se iban a tolerar actos ilícitos.

La magistrada Juana Méndez resumió la situación de este caso en la Corte explicando que unos colegas están de acuerdo con la destitución de los magistrados de Granada, pero hay otros que consideran que es muy radical y piden una sanción intermedia, “pero aparentemente la tendencia es la destitución”.

Para esta sanción, que es la máxima a aplicar según la gravedad del asunto, se necesitan 12 firmas.