•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

Miembros de 36 cooperativas de transporte interurbano, pusieron un ultimátum al gobierno de Daniel Ortega: si no se sientan a discutir la problemática del incremento de los combustibles, el sábado iniciarán un paro de transporte.

Manuel Silva, uno de los representantes de los transportistas interurbanos aseguró que de no haber una respuesta positiva al final de la semana, serán 1 mil 500 unidades que dejarán de circular hacia Estelí, Juigalpa, Nueva Segovia, León, Chinandega, Tipitapa, Ciudad Sandino, Carazo y Boaco.

Los argumentos de los transportistas es que los costos de operación se han sobre pasado en un 40 por ciento, dado que durante cuatro años no se ha hecho una revisión, luego que se aplicó un subsidio de 8.40 córdobas por galón de diesel.

“Eso fue cuando el combustible tenía un valor de 62 córdobas, en la actualidad el costo es de 97.16 córdobas por galón”, aseveró, por lo tanto exigen el congelamiento del precio del diesel, que se aplique un subsidio, o de otras forma los costos los trasladarán a los usuarios.

Cartas a Ortega
Indicó que de cobrarse el pasaje al costo real eso significaría que un viaje a San Marcos, el valor del pasaje pasaría de 20 córdobas a 28, y el pasaje a Chinandega de 50 a 70 córdobas.

Aseguran que a inicios de enero comenzaron a intentar platicar con las autoridades del Ministerio del Transporte, formaron una comisión, pero no fueron atendidos, posteriormente sucedió igual, para finalmente que el Ministerio del Transporte dijera que tal solución no estaba en sus manos y que fueran a la presidencia.

Las cartas dirigidas al presidente Ortega fueron enviadas el 14 de febrero y luego el 28. Hasta ahora no han tenido respuesta. Por tal motivo platean el ultimátum.

El problema fue hecho público en las oficinas de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, dado que han tenido amenazas por parte de intermediarios, de que quien se vaya a la huelga se le retirará la concesión y la licencia de operaciones.

Marcos Carmona, director de CPDH, dijo que también enviarán una carta a la presidencia, darán seguimiento a la situación y les asesorarán legalmente, con el fin de que se llegue a un arreglo satisfactorio y no se perjudique a la gente.

Según cálculos de los transportistas, ellos diariamente movilizan un promedio de 300 mil personas en las rutas interurbanas.