•  |
  •  |

La jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, advirtió que podrían tomar acciones legales en contra de las personas y funcionarios públicos que anden insinuando que esta institución se ha quedado por las malas con bienes incautados al narcotráfico y al crimen organizado.

La advertencia la hizo luego de la presentación del Plan de Fortalecimiento de la Seguridad en Managua, en el barrio “Jorge Dimitrov”, a raíz de que miembros del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp) y el diputado liberal José Pallais, Presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, señalaran que hace falta transparencia en el uso y la distribución de los bienes narcos ocupados.

Pallais dijo que aún no hay explicación del destino de más de cinco millones de dólares ocupados en tres operaciones realizadas entre 2009 y 2010.

“Tomé la decisión y nos arrogamos los derechos que nos da la ley para que estas personas, o nos demuestran que la Policía Nacional se tomó ese dinero o sean consecuentes con los actos que nosotros vamos a tomar, que sí lo vamos a hacer, para suerte de ellos tenemos mucho trabajo y nos importa más la gente y la comunidad”, expresó visiblemente enojada Granera.  

Lo usado por Policía es legítimo
Diferentes funcionarios de otras instituciones y organismos han cuestionado la distribución y uso de los bienes narcos.

Para solucionar el problema, hace tres meses se publicó la Ley 735, Ley de Prevención, Investigación y Persecución del Crimen Organizado y de la Administración de los Bienes Incautados, Decomisados y Abandonados, en el Diario Oficial La Gaceta, pero aún no se ha creado la unidad que administre los mismos, que deberían pasar a la Tesorería General de la República.  

El titular del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, no se ha pronunciado sobre la lentitud en la creación de dicha unidad, que podría dar respuestas a las inconformidades planteadas.

La Policía adquirió cuatro cabezales que fueron ocupados a los narcos y fueron convertidos en unidades móviles preventivas.

Jefes policiales han señalado que algunos inmuebles han sido utilizados para ubicar algunas direcciones de la institución, como la Comisaría de la Mujer.