•  |
  •  |

La mortalidad materna se ha reducido hasta en un 60%, sin embargo, para organismos independientes esta cifra es poco confiable, por los subregistros y por el hermetismo inexplicable con que se manejan las estadísticas sanitarias en el país, informó el doctor Enrique Beteta, Secretario General del Ministerio de Salud, Minsa, en declaraciones a medios orteguistas.

De acuerdo con el doctor Oscar Flores, miembro honorario de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Nicaragua, la ciudadanía en general no tiene acceso a los registros actuales, sin embargo, admitió que, efectivamente, han reducido los casos de muertes maternas, pero “¿Cuánto es la cantidad real en este momento? No lo podemos asegurar”, cuestionó.

“Hoy (ayer) escuchaba en las noticias una información de parte del doctor Beteta que decía que ha reducido la mortalidad materna hasta en un 60%. Ahora mi pregunta es: ¿Cuánto de esto es cierto, y cuánto no? Porque uno de los problemas que tenemos es un subregistro. ¿Qué está pasando en el campo, en los domicilios? No tenemos un dato confiable”,  añadió el doctor Flores.

Esfuerzo de la comunidad

Recordó que la mayor parte de las muertes maternas son prevenibles, si se les da la atención cuando se presentan complicaciones, cuando hay emergencias que atender, es decir, inicia desde la atención a las mujeres que tienen complicaciones.

Marta María Blandón, Directora de IPAS, coincidió con el doctor Flores, incluso admitió que sí ha habido un esfuerzo de parte del Minsa y de la comunidad en general para tratar de reducir los indicadores de muertes maternas.
También reconoció que aún eso no es suficiente, puesto que hay muchas estrategias que se podrían mejorar, sobre todo coordinando la comunicación en la comunidad y con otras organizaciones que trabajan en salud.

Agregó que el interés del Estado, en este caso del Minsa, para mostrar avances en la reducción de mortalidad materna, que es el punto cinco de las metas del milenio, lo están tomando en serio, pero, según ella,  a veces lo toman demasiado en serio, hasta el punto de violentar los derechos de las mujeres, como sucedió en una comunidad de Jinotega.

Igualmente, expresó que no podría asegurar que los indicadores que presentó el doctor Beteta son confirmables, porque “nosotros no tenemos acceso a estadísticas. Se pueden ir a la página web del Minsa y se darán cuenta que no hay estadísticas oficiales actualizadas”.