•  |
  •  |

Hoy el barrio “Jorge Dimitrov”, el que fue calificado como el lugar más peligroso de Managua, está en paz. Las pandillas Vatos Locos, Los Puenteros y Los Galanes, que sembraban el terror en el pasado, son un mal recuerdo en el corazón de sus habitantes.

La Policía Nacional hasta cuenta con su propia preventiva y hace rondas cada 20 minutos, como parte de un trabajo destinado a combatir el crimen en un lugar que antes punteaba como zona roja.

Según el oficial Pedro Díaz, jefe del sector sur del Dimitrov, este ha sido un trabajo que ha tomado años, pero que ha dado frutos.

“Nosotros comenzamos este intenso trabajo de intervención hace dos años y medio, porque nos dimos cuenta de que el número de delitos era alarmante. Por ejemplo, en 2009 registramos más de 140 delitos, y en 2010 estos se redujeron a 49. Y este año esperamos que sigan en descenso”, expresó.
Y es que, en efecto, según los habitantes del barrio, antes la vida era muy diferente.

Ya duermen tranquilos
Según recuerda la ciudadana Anabel Núñez López, hoy se respira una tranquilad por muchos años soñada.

“La verdad es que hoy ya no sufrimos los pleitos entre pandillas, ni aparecen cadáveres descuartizados. Ya no tenemos la mala fama que nos daban los medios. Ahora la Policía pasa a cada rato, y aunque hay sus robos, no se compara con la peligrosidad del pasado, cuando hasta me tenía que meter bajo la cama con mi hijo cuando oía el zumbido de las balas”, señaló López.

Según la Policía Nacional, esto también es parte de un cambio en la concepción de tratar a los jóvenes.

“Ahora les ofrecemos consejería a los jóvenes, hacemos talleres, hablamos con ellos para que se mantengan libres de drogas, y hemos recrudecido el control de las armas de fuego y armas blancas”, indicó el oficial Pedro Díaz.

Para la ciudadana Juana Quiroz Marenco, esto se debe a que los jefes de muchas pandillas están presos, y a que la droga ya no circula como antes.

“Antes vivíamos bajo el terror de varias bandas, que vendían drogas y metían a los chavalos en su grupo. Desde que eran niños manejaban cuchillos y navajas, y uno no sabía que esperar de nadie, porque hasta una carita inocente podía esconder a un asesino. Pero ahora esas bandas están desarticuladas, pues sus líderes están presos y los quiebres de droga son más frecuentes”, comentó Marenco.

La cruz de la discriminación
No obstante, aún los habitantes tienen que cargar con la cruz del pasado, ya que para muchos, el barrio “Jorge Dimitrov” sigue siendo tierra de desalmados.
Irma Pérez Solís, habitante del lugar, aseguró que aún queda una deuda pendiente.

“Ahora las cosas son diferentes. Mis hijos pueden jugar en las aceras, cuando antes no podían ni salir a la calle. Pero aún nos ha quedado el estigma de la discriminación. El otro día un taxista no me quiso traer a la casa, porque me dijo que era muy peligroso”, dice Solís.

En aras de promover un cambio en la percepción de la ciudadanía, el oficial Díaz comentó que el año pasado se impulsó una jornada contra la no discriminación.
“La Policía en coordinación con organismos de la sociedad civil y varias ONG impulsamos una campaña contra la no discriminación del barrio el año pasado. En este plan se habló con varios medios de comunicación para evitar que siguieran enfocando al lugar como centro de sus noticias de nota roja. Hicimos un llamado a la no discriminación a través de varios canales, y, finalmente, convocamos  a una marcha interna en el barrio”, explicó el oficial Díaz.

“Hoy el ‘Dimitrov’ ha sido desplazado por Bello Horizonte como el barrio más peligroso, y eso es un gran logro, porque en menos de tres años hemos reducido la delincuencia en un 65%”, señaló el oficial Díaz.

“Dimitrov” es parte del plan de efectividad de la Policía Nacional
El “Dimitrov” también ha sido incluido como parte del Plan de Reforzamiento de la Seguridad en Managua de la Policía Nacional, y ha recibido la donación de 20 motocicletas destinadas a control y patrullaje, además de 49 efectivos policiales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus