•  |
  •  |

Actualmente todos los médicos que trabajan en las instituciones del Ministerio de Salud, Minsa, tienen la orden estricta --“de arriba”-- de recetar sólo los medicamentos contemplados en la lista básica que la máxima entidad sanitaria distribuye, para ocultar el desabastecimiento de medicinas que existe en todas las unidades públicas del país.

Así lo confirmaron los diferentes médicos consultados por EL NUEVO DIARIO, los que están agremiados en los sindicatos no orteguistas.
Aseguraron que la cantidad de fármacos varía según el centro de atención y las especialidades que se atiendan.

Sin embargo, “nadie conoce el documento oficial o la prioridad de los medicamentos, ni las mismas autoridades administrativas lo saben. De acuerdo con lo que hemos recabado, podemos afirmar que para los centros que ven varias patologías, la lista anda entre 450 y 500 medicamentos, pero esto es como una espada que se la entierran a los que no estén con ellos”, agregaron.

Para los galenos, el problema con el desabastecimiento en el Minsa no es nuevo, pero ahora con este gobierno quieren “tapar el sol con un dedo”, para aparentar que todo está de maravillas.

Listas de espera cada vez más largas
Además, según ellos, el Minsa lanzó la política de la gratuidad de la salud, sin contar con las bases financieras, institucionales o estructurales para brindar una salud gratuita.

“Por eso, las listas de espera son cada vez más largas. Por ejemplo, acabo de atender a una señora que su marido tiene tres pedacitos de más en la columna, y desde enero le dieron la orden de radiografía, tres meses después se las tomaron en el Alemán”, comentó uno de los médicos consultados.

“Si de repente hay una ofensiva en contra de cualquier médico que no esté aglutinado en Fetsalud, le revisan, entre otras cosas, las recetas que estén conforme a la lista básica, y si orientó algo que no lo incluye, ya existe un motivo para procesarlo judicialmente. Esa es una de las razones para que muchos doctores opten por no meterse a eso y recetan lo que hay, aunque sea medicamento de tercera categoría”, agregó.

Igualmente, señalaron que en 2008, hubo varios médicos especialistas que recibieron una carta, en la que les decían que sólo iban a trabajar cuatro horas, porque no había recursos para modificarles el salario.

“Les dijeron: ‘No les podemos pagar las ocho horas, sigan trabajando cuatro con su mismo salario’, entonces los doctores ahora trabajan de ocho a doce del mediodía”, comentaron.

“Desde ahí vemos que hay una reducción de medicamentos en un 50%, porque es lógico que si alguien trabajaba ocho horas y después le bajan el horario a la mitad, si antes brindaba 20 recetas, ahora otorga diez. También hicieron que los pacientes que se miraban por especialidad, los menos graves, son atendidos por médicos generales, y los más graves son los que ven los especialistas. Eso quiere decir que hay una clasificación de pacientes: súper graves, muy graves y graves”, detallaron.