•   RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

Cuadros intermedios del Gobierno central habían suspendido al controversial Edén Pastora de la coordinación de la limpieza del Río San Juan, asumiendo la dirección de la obra un equipo de especialistas de la Empresa Portuaria Nacional, sin embargo, Pastora logró que el presidente Daniel Ortega lo mantuviera en el cargo.

“Fue un intento de golpe de estado… la miseria humana”, dijo ayer vía telefónica Pastora, al aclarar que pretendían suspenderlo “sin autorización del Presidente. Se superó eso y yo continúo al frente de la limpieza del San Juan”, aseguró.

Sentir de pobladores
Para los pobladores de San Juan de Nicaragua, que ven con escepticismo a Pastora --por sus antecedentes al frente de las fuerzas contrarrevolucionarias de ARDE, que quemaron el viejo pueblo de Greytown, y por los negocios personales que allí mantiene--, la separación de Edén era una realidad, pues la obra la había asumido un personal calificado, bajo la dirección del ingeniero Nery Sánchez, jefe de operaciones y logística de la gerencia técnica de la EPN.


¿Malos manejos?
Según algunos trabajadores, el mismo Pastora les reunió para comunicarles que lo habían suspendido de la obra. Se manejaba que Francisco López le había otorgado la concesión de la gasolinera, que cuenta con el puesto de combustible y centraliza Enabás.  

Entre la ciudadanía trascendió como causal de su suspensión, presuntos malos manejos del presupuesto entregado a Pastora para el dragado, entre los que se menciona, mala compra del parque motorizado acuático, unos seis en mal estado, lo cual ha afectado la movilización del personal hacia el trayecto donde están operando las dragas Soberanía I y II.

Al ser preguntado sobre esos señalamientos, Pastora dijo: “Todo lo que tiene arandela y tuerca se descompone y se compone, ja, ja, ja…”, tras calificar de “miseria humana a quienes me ven como culpable del conflicto y hasta del narcotráfico”.

CPC: Había beneplácito por suspensión
El coordinador del Poder Ciudadano y exalcalde orteguista de San Juan de Nicaragua, César Collado, refirió que fueron informados sobre la suspensión de Pastora, hecho que fue recibido con beneplácito.

“Nosotros habíamos informado que de no ajustarse en tiempo y forma al plan original de la limpieza del Río San Juan, iba a lesionar nuestra soberanía nacional”, dijo.

A juicio de Collado, la suspensión de Pastora de la obra permitiría restablecer la estabilidad territorial, recuperar la confianza entre la población y la institucionalidad. Sin embargo, expresó el temor de que lo reintegraran, pues, según él, existe la preocupación porque asuma su responsabilidad económica.

Juan García Meléndez, alias “Juan Popa”, quien fue jefe de exploración de las fuerzas de Arde y era uno de los más fuertes críticos de Pastora “por sus locuras”, afirmó que éste les dijo que seguía al frente de la limpieza, y nos prometió hablar con el Presidente para que nos entreguen las tierras que tenemos tomadas en el municipio”.