•  |
  •  |
  • END

El presidente venezolano Hugo Chávez ordenó el domingo cerrar la Embajada en Bogotá, y enviar 10 batallones, tanques y aviones, a la frontera con Colombia, después del ataque del Ejército colombiano a un campamento de las FARC situado en territorio ecuatoriano.

“Señor ministro de Defensa (Gustavo Rangel Briceño), envíe 10 batallones a la frontera con Colombia de inmediato. Batallones de tanques, la aviación militar que se despegue”, dijo el presidente Chávez en su programa dominical “Aló, Presidente”, después de hablar por teléfono con su par ecuatoriano, Rafael Correa.

Ecuador “está moviendo tropas hacia el norte. Correa cuenta con Venezuela para lo que sea, en cualquier circunstancia”, señaló este militar retirado de paracaidistas, que en 1992 protagonizó un fallido golpe de estado contra el ex presidente Carlos Andrés Pérez.

“Nosotros no queremos guerra, pero no le vamos a permitir al Imperio (Estados Unidos) ni a su cachorro que es el presidente (de Colombia, Álvaro) Uribe que nos vengan a debilitar”, apuntó el mandatario venezolano. Además, Chávez pidió retirar todo el personal diplomático de la embajada Venezuela en Bogotá, y exhortó a su canciller a cerrarla.

“Ordeno de inmediato el retiro de todo nuestro personal de la Embajada en Bogotá. Que se cierre la Embajada en Bogotá. Canciller (Nicolás) Maduro, por favor, cierra nuestra embajada en Bogotá y manda que regresen todos nuestros funcionarios”, dijo Chávez.

Los militares ecuatorianos empezaron el domingo la evacuación de 15 cuerpos, y atendieron a las dos heridas, mientras Bogotá admitió que sus efectivos se llevaron los cadáveres de Reyes y de uno de sus lugartenientes.

“Es el atentado más grave contra la soberanía ecuatoriana cometido por Colombia al menos en lo que va del siglo”, declaró el ministro de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea. Correa canceló la visita de este lunes a Cuba ante la crisis diplomática que siguió al bombardeo contra el campamento de Reyes, localizado a dos kilómetros de la frontera de casi 600 km que divide a los dos países.

Ecuador califica de ultraje a su soberanía incursión colombiana
Ecuador retiró el domingo su embajador en Colombia por el “grave atentado que cometió al masacrar” en suelo ecuatoriano a 17 rebeldes, incluido el número dos de las FARC, y amenazó con “ir hasta las últimas consecuencias” por lo que consideró un ultraje a su soberanía.

El presidente Rafael Correa redujo al mínimo la relación diplomática con Bogotá por el operativo del sábado en el que, según él, fueron “masacrados” en Ecuador, además del comandante Raúl Reyes, otros 16 miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y heridas dos guerrilleras.

“Ecuador ha resuelto retirar, de inmediato, a su embajador en Bogotá frente a los graves hechos ocurridos en la zona fronteriza, que constituyen una trasgresión a los principios de soberanía e integridad territorial”, según la cancillería.

Una fuente oficial precisó a la AFP que Quito “no está rompiendo relaciones” con Bogotá, aunque está restringiendo las mismas luego de haber llamado en principio a consultas a su embajador Francisco Suescum.

Colombia: fue “legítima defensa”

Colombia, por su parte, aseguró que “no violó la soberanía ecuatoriana, sino que actuó en legítima defensa”, al responder la nota de protesta enviada por Quito, que al mismo tiempo exigió disculpas y dejó abierta la opción de ir a instancias internacionales.

Ecuador desplazó una misión ministerial a la zona del ataque, y pidió a las Fuerzas Militares “estar alertas”, aunque en la frontera no se percibía un movimiento inusual de tropas, constató la AFP.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ofreció a Correa toda su ayuda, antes de retirar todo el personal de su embajada en Bogotá y decidir militarizar su la frontera colombo-venezolana.

Masacrados mientras dormían

Correa se enteró del incidente el mismo sábado a través de una llamada del presidente colombiano. En un principio reaccionó con serenidad, pero tras recibir el informe militar desde el sitio de los hechos montó en cólera.

“Los cadáveres estaban en paños menores, en pijamas, es decir, no hubo ninguna persecución caliente; fueron bombardeados y masacrados mientras dormían”, agregó, enfatizando en que no “va a permitir más ultrajes” de Colombia.

“Vamos a ir hasta las últimas consecuencias, repito, hasta las últimas consecuencias para que se aclare este escandaloso hecho, una agresión a nuestro territorio y a nuestra patria”, añadió.

Varios sectores respaldaron la posición del gobierno ecuatoriano, pero le pidieron actuar con serenidad y firmeza. “Apoyo esta reacción, porque corresponde a la de cualquier país que defienda su soberanía, pero también hay que preguntarse que hacían las FARC en nuestro territorio”, dijo a la AFP el coronel (r) Luis Hernández, asambleísta de oposición moderada.

Ecuador y Colombia han enfrentado varios roces diplomáticos por incidentes fronterizos originados en la incursión de militares y guerrilleros en territorio ecuatoriano.

Chávez usaría aviones rusos

El presidente venezolano había advirtió este sábado a Uribe que no realice un dispositivo similar al efectuado en Ecuador en territorio venezolano, “porque sería ‘casus belli’, sería causa de guerra”, apuntó el sábado.

En este sentido, Chávez volvió a ratificar su postura, y amenazó con “enviar a Colombia unos (cazas rusos) Sukhois” si Bogotá realiza en territorio venezolano un operativo militar similar al llevado a cabo en Ecuador.

Esta crisis diplomática entre Venezuela y Colombia se produce después del ataque militar efectuado por el Ejército colombiano en una localidad ecuatoriana, ubicada a 1,800 metros de la frontera colombiana, donde fallecieron el número dos de las FARC, Raúl Reyes, otros 16 guerrilleros y un soldado colombiano.

Al principio de su programa dominical “Aló, Presidente”, Chávez calificó de “buen revolucionario” a Reyes, y guardó silencio por los “compatriotas muertos” durante el ataque del Ejército colombiano.

Acto seguido, Chávez arremetió contra su par colombiano Álvaro Uribe, a quien acusó de “mentiroso”, “criminal” y “mafioso”, entre otras cosas, por lo que él considera una “flagrante violación de la soberanía (territorial) de Ecuador”.

“El presidente Uribe es un criminal, no sólo un mentiroso, es un mafioso, un paramilitar, que dirige un Estado terrorista. Es un criminal, que dirige a una banda de criminales en el Palacio (presidencial) de Nariño”, señaló Chávez.

El mandatario venezolano dijo que Colombia “se ha convertido en el Israel de América Latina, que hay mercenarios israelíes en Colombia, que han venido a instruir a los mercenarios, y a los militares de Colombia”.

Esta escalada diplomática entre ambos países se produce después de la liberación unilateral de seis rehenes por parte de las FARC como “gesto de desagravio” a Chávez y a la senadora colombiana, Piedad Córdoba.

A pesar del duro golpe recibido por las FARC, la guerrilla anunció este domingo en un comunicado, que la muerte de Reyes no debe afectar la búsqueda de un acuerdo humanitario sobre los secuestrados, gesto que Chávez aplaudió en su programa.